Según un estudio de Convivencia Cívica Catalana

El rendimiento escolar de los niños castellanohablantes en Cataluña es peor por la inmersión

El rendimiento escolar de los niños castellanohablantes en Cataluña es peor por la inmersión
Francisco Caja en la presentación del estucio de Convivencia Cívica Catalana. PD

Convivencia Cívica Catalana (CCC), la entidad que preside Francisco Caja, profesor de la Universidad de Barcelona, ha presentado este 6 de octubre de 2011 un informe que desmiente punto por punto las argumentaciones de la Consejería de Enseñanza de la Generalidad de Cataluña, en manos de Irene Rigau (CiU), en relación a la inmersión lingüística obligatoria en catalán y que este modelo no supone una discriminación para los niños castellanoparlantes.

Un simple cruce de los datos del informe PISA (realizado y comparativo a nivel internacional) y los aportados por el Gobierno, en relación al fracaso escolar, pone de manifiesto que los niños castellanoparlantes registran el doble de fracaso escolar que los catalanoparlantes en las escuelas de Cataluña. Los estudios están elaborados en alumnos de la ESO.

Mientras que hay un fracaso escolar del 20% entre los niños catalanohablantes, entre los niños castellanoparlantes el porcentaje se dispara al 40%. Para Caja, «la inmersión lingüística destruye la igualdad de trato entre los alumnos, y condena a muchas familias a marchar de Cataluña para que sus hijos puedan tener mejores resultados».

El estudio de CCC, titulado Rendimientos escolares de castellanohablantes y catalanohablantes bajo la inmersión lingüística, concluye que la inmersión lingüística «descohesiona la sociedad catalana, ya que crea una fractura entre alumnos que tienen una lengua materna diferente», pese a que ambas, español y catalán, son oficiales en Cataluña.

PEOR PARA LAS NIÑAS CASTELLANOPARLANTES

En esta línea, el presidente de la entidad ha indicado que, tras analizar los datos resultantes del estudio, el sistema educativo actual «contribuye a la desigualdad entre géneros, ya que las diferencias entre castellanohablantes y catalanohablantes se agravan en el caso de las chicas». Además, cuando se compara el resultado de los niños castellanohablantes de Cataluña con los niños de Andalucía o de Extremadura, los primeros obtienen peores resultados que los segundos.

Pero, por si había alguna duda, el motivo socioeconómico del alumno no determina el fracaso escolar. En las mismas condiciones sociales (nivel económico de la familia del niño), los niños castellanohablantes obtienen, siempre, peores resultados que los niños catalanohablantes. Por lo tanto, la profunda diferencia en los resultados académicos tiene que ver con la lengua de enseñanza y no es consecuencia de un diferente nivel social, según recoge CCC en el informe.

Los datos consultados son del informe PISA de 2006 y no del 2009 -último informe elaborado a nivel internacional- porque se han cruzado con los datos de fracaso escolar del Gobierno, del año 2007. En cualquier caso, en declaraciones a Periodista Digital, Caja ha asegurado que han podido cotejar los datos de 2009 y no hay apenas variación con los de 2006.

CUANDO CiU SE OPONÍA A LA INMERSIÓN

El profesor universitario ha recordado el cinismo de los políticos actuales al recordar que, en 1978, Ramon Trias Fargas (CiU), en las Cortes Generales, defendía que todos los padres de Cataluña pudieran escoger entre las dos lenguas oficiales para sus hijos en las escuelas como lengua vehicular:

«[…] Es tan difícil que ciertas ideas que se forman en un idioma puedan expresarse en otro; por esta razón hay bastantes niños que no pueden superar esta dificultad y se encuentran con su capacidad de expresión mermada y, sobre todo, disminuidas sus capacidades de aprender. Pero, además, y sigo en el tema pedagógico, a mí me parece que resulta claro que el trauma que siempre entraña el paso de la familia a la escuela aumenta extraordinariamente cuando se complica con un paso de un idioma a otro. Esto ha frustrado distintas vocaciones intelectuales y, creo que es un aspecto a tener muy en cuenta. […] Lo que nosotros proponemos es precisamente la enseñanza en lengua materna, bien sea catalán o castellano y la enseñanza del catalán y del castellano obligatoria para todos los que viven en Cataluña. Con esto, lo que se pretenden son varias cosas. En primer lugar, evitar ese trauma a que me refería antes, del tránsito desde el ambiente familiar a la escuela con cambio simultáneo de idioma, potenciar la capacidad intelectual de los jóvenes a base del uso de la lengua materna, conseguir que al final del período escolar todos conozcan a la perfección el catalán y el castellano y, conseguir, por último, que, a base de ese conocimiento tengamos bases de convivencia y de integración entre las dos comunidades lingüísticas de Cataluña».

CCC es la entidad cívica que ha tramitado y ganado las demandas contra la Consejería de Enseñanza por no cumplir la ley en materia lingüística. Actualmente, hay cinco sentencias del Tribunal Supremo a la espera de que la Generalidad las aplique. Y ya hay más de 500 padres, ha advertido Caja, que han iniciado el mismo trámite que las cinco primeras familias, solicitando a la Consejería la aplicación del bilingüismo en las escuelas, tal y como han dictado los tribunales de Justicia en aplicación de las normas autonómicas y nacionales en este tema.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Lo más leído