Condenan a 23 años de prisión por asesinato y robo a la acusada del crimen en un domicilio de Coia, en Vigo

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo, ha condenado a Rosa Alexandra D.A. a un total de 23 años de prisión, 19 por el asesinato del joven de 26 años José Fernando Benavides Riobó, en el domicilio de éste, en el barrio de Coia, y 4 años más por robo con violencia.

En la sentencia, que puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo en casación, también se establece que esta mujer deberá indemnizar a la madre de la víctima en 400.000 euros y a la hermana en 60.000 euros. En cuanto a la condena de cárcel, especifica que el tiempo que Rosa Alexandra permaneció en prisión preventiva, llegado el caso, «le será de abono en su totalidad para el cumplimiento de la pena impuesta».

La sentencia considera probado que Rosa Alexandra D.A., nacida en Uruguay, 37 años de edad, conoció a José Fernando Benavides en un local de la Avenida de la Hispanidad el 8 de agosto de 2008, y que posteriormente decidieron acudir a la vivienda de él, en la Avenida de Castelao –en el barrio de Coia, donde vivía con su madre, la cual no estaba aquellos días en casa–.

Así, sobre las 23.00 horas, cuando ambos estaban solos en el interior del domicilio, iniciaron una discusión en la que Rosa Alexandra «aprovechando que José Fernando Benavides tenía sus facultades físicas y psíquicas claramente mermadas por el abuso del alcohol» inició un «ataque violento y agresivo, usando para ello un cuchillo de al menos 16 centímetros de hoja.

Entre las lesiones causadas hubo un total de 19 puñaladas y diversas erosiones, en lo que se considera un ataque «inusual y desmedido».

ABUSO DE SUPERIORIDAD

La sentencia, que considera que hubo un delito de asesinato con agravante de «abuso de superioridad», explica que el joven murió a causa de un «shock hipovolémico ocasionado a consecuencia de las heridas» entre las que se encuentra una que secciona la aorta torácica. También destaca que la condenada presentaba una herida inciso contusa en la mano derecha «cuyo origen se desconoce» pero que «no tenía en el momento en el que perpetró el ataque a su víctima».

La Sección Quinta de la Audiencia también considera probado que Rosa Alexandra permaneció en el piso tras los hechos –saliendo de él en alguna ocasión– y, hasta que llegaron las fuerzas de seguridad sobre las 21.00 horas del día 10, la mujer «registró de forma minuciosa diversas estancias de la casa, abriendo armarios y cajones» y se apoderó de diversas joyas, las cuales no han sido recuperadas.

Entre estos efectos se encontraban cuatro anillos de oro, un collar de perlas, una medalla y una cruz de oro, un solitario de oro, una cadena con medalla también de oro y una gargantilla de plata.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído