Caamaño llama a gritar ‘nunca máis’ al buque «Devoción Mariana» como se dijo «hace nueve años a un gobierno de ausentes»

El cabeza de lista al Congreso del PSOE por A Coruña, Francisco Caamaño, ha llamado a votar al PSOE en las próximas elecciones generales para clamar ‘nunca máis’ al buque «Devoción Mariana» –que tiene como «capitán» al candidato popular a la Moncloa, Mariano Rajoy, y en «la máquina» al líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo– como se dijo «hace nueve años a un gobierno de ausentes» en la tragedia medioambiental que supuso el petrolero ‘Prestige’ en las costas gallegas.

En el mismo día en que se cumplen nueve años de la fecha en la que se abrió la fuga de agua en el ‘Prestige’ -13 de noviembre de 2002, y se hundió el 19 de noviembre- que desembocó en la mayor catástrofe medioambiental en la historia contemporánea de España tras el derrame de más de 64.000 toneladas de combustible, Caamaño ha acudido a la «zona cero» de Muxía (A Coruña) para destacar que en aquellas fechas «todos los vecinos» de la villa «descubrieron que el gobierno del PP no servía para nada», puesto que «con el chapapote en la calle, en el Gobierno de España no había nadie».

«Estos días anda un nuevo barco varado que no trae chapapote, trae una cosa más moderna que se llama activos tóxicos, que dicen que tiene por nombre ‘Devoción Mariana’, tiene matrícula de Génova y tiene la cubierta bastante sucia, porque tiene la cubierta llena de gaviotas, y ya sabéis lo que hacen las gaviotas en las cubiertas de los barcos» ha ironizado Caamaño en su intervención.

Así, Caamaño ha empleado en su intervención la alegoría de este barco llamado ‘Devoción Mariana’ para advertir de que este buque tiene «de patrón» a Mariano Rajoy, en «la máquina» a Alberto Núñez Feijóo y de «grumete» al que en 2002 era el delegado del Gobierno en Galicia, Arsenio Fernández de Mesa.

«Cuanto más se necesitaba al gobierno, resultó que el Estado estaba de caza, Fraga estaba de caza y Alvarez Cascos estaba de casa», ha recriminado en su intervención para subrayar que Galicia «cambió para siempre en noviembre de 2002», cuando «una gran energía quedó liberada para siempre» a través de la sociedad civil, dado que «desparecido el gobierno emergieron los ciudadanos».

«Ese día Galicia se emancipó de un poder político oscuro, de un poder político inútil que creía que con subvenciones se podía comprar la voluntad de las personas», ha destacado Caamaño.

«Dijimos un buen día ‘nunca máis’ frente a un gobierno de ausentes, pues bien el día 20 vamos decirle a la derecha española que nosotros los de A Costa da Morte somos gente de palabra y para eso vamos a votar PSOE», de este modo ha finalizado su discurso el cabeza de lista al Congreso por A Coruña.

NUNCA MAIS

En esta línea, Caamaño ha remarcado que «Rajoy no enseña el programa que tiene» por los «activos tóxicos que lleva dentro», en donde lleva de «maquinista a Feijóo» y «es conocido» que «todo lo que toca todo lo rebienta».

En el salón de actos de los voluntarios que alberga una exposición fotográfica con el trabajo de los que hace nueve años limpiaron el chapapote en los días posteriores a la tragedia, Caamaño ha apuntado que «hace nueve años» los gallegos dijeron ‘nunca máis’ a una catástrofe como el ‘Prestigie’, «nunca máis un gobierno de ausentes», «nunca máis a las mentiras sistemáticas de la derecha» y «nunca máis a unos hilillos de plastilina que ascendían verticalmente». «Nunca máis Fragas, Cascos y Rajoy», ha apostillado.

FRASES

De hecho, en su intervención, Caamaño ha recordado diversas frases que por aquel momento realizaron diversos cargos del PP como lo apuntado por Mariano Rajoy de que «no es una marea negra», o lo dicho por Fernández de Mesa: «Probablemente el fuel no toque la costa gallega».

Y la frase que más risas ha arrancado entre el público, ha sido la pronunciada el 20 de noviembre de 2002 por «un afamado héroe de Perejil», como ha identificado a Federico Trillo: «Pensamos en bombardear el ‘Prestige para hundirlo o hacer arder el fuel». Unas frases que ha identificado con la «manera de mentir» de los populares y de «no dar la cara».

«SANTA COMPAÑA» EN LA XUNTA

Otra de las cuestiones sobre las que se ha centrado el socialista Caamaño ha sido la crisis económica, para apuntar que España «no es el responsable de la situación de Grecia y de Irlanda», sino que «el responsable es el ultraliberalismo y la especulación», que ha identificado con «esos tan amigos de las FAES», y a quienes «Aznar aconseja».

Eso sí, ha reconocido que el Gobierno socialista «cometió errores» y adoptó en los últimos meses «medidas impopulares», pero según ha defendido, esto se hizo para «salvar la economía española» e «intentando no dejar a nadie abandonado».

Una forma de actuar la de los socialistas que ha contrapuesto con cómo el PPdeG ha actuado en Galicia en sanidad desde que llegó al poder al «recortar ambulancias», «pagar la tarjeta sanitaria» e implantar un «sistema de repago».

Al respecto, Caamaño ha censurado que el Ejecutivo de Núñez Feijóo «es un gobierno de desaparecidos», al que ha identificado como la «Santa Compaña» por estar formado, a su juicio, por «almas en pena».

MUXIA

Por su parte, el alcalde de Muxía, Félix Porto, ha recordado la «mezcla de impotencia e indignación» que se vivió en noviembre de 2002, en el que «el chapapote entraba en las casas», y en el que los populares «tenían controlados los medios para no decir la verdad».

En un emotivo discurso, Porto ha alabado el «movimiento solidario de miles de personas que ayudaban a cambio de nada», en unos días en los que «la juventud dio una auténtica lección de compromiso y solidaridad».

Asimismo, ha cargado con dureza contra Mariano Rajoy por hablar de «hilillos» y «galletitas» cuando: «teníamos la mierda todos encima».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído