René Daniëls, la supervivencia

daniels1L.G.
Hasta 1987, cuando sufrió un doble derrame cerebral que a punto estuvo de acabar con su vida, René Daniëls (Eindhoven 1950), fue el niño mimado de la pintura holandesa. Sus óleos, pintados a base de capas semitransparentes, con elegantes cisnes o mejillones, se habían convertido en una de las señas de identidad de un pintor que había hecho suya la máxima de Picabia, «hay que cambiar de ideas con tanta frecuencia como se cambia de camisa».

El brutal zarpazo del destino lo dejó fuera de juego, a los 37 años, en plena efervescencia creativa y en pleno éxito. Daniëls perdió la capacidad de pintar, como si la enfermedad se hubiera llevado por delante parte de su yo, y pasó duros años de reaprendizaje, al cabo de los cuales no se puede decir que haya recuperado totalmente su arte, pero sí esa originalidad, esa rebeldía innata que le convirtió en uno de los más interesantes pintores holandeses de su generación.

daniels3El Museo de Arte Reina Sofía trae ahora una interesante muestra de la obra de este talento holandés, en colaboración con el Van Abbemuseum, que, bajo el título «Una exposición es siempre parte de un todo mayor», se puede contemplar hasta el 26 de marzo próximo en el palacio de Velázquez, en el corazón del parque del Retiro.

El doble derrame cerebral sufrido por Daniëls dejó decenas de bocetos y cuadros a medio terminar de los que se hizo cargo, de inmediato, la Fundación René Daniëls, que solicitó la ayuda del Van Abbemuseum para documentar, firmar y conservar la mayor parte de este material. Este contacto con la obra sirvió al museo holandés para montar en 1998 una gran retrospectiva de Daniëls, parte de la cual sirve de base a la actual exposición del Reina Sofía. Fue seguidor de los movimientos contestatarios de los años setenta y ochenta: el punk, (Daniëls grabó algunos conciertos de las principales bandas de música de esa tendencia, con cámara de Super8), o la new wave, Daniëls tomó para sus lienzos muchos de los motivos más anodinos, como los discos de vinilo, que simbolizaban un nuevo mundo expresivo. En Daniëls, muy influenciado por Magritte, prima más el concepto, la palabra escrita con pìnceles, por decirlo así, que otras artes. Los títulos de sus obras son , a menudo, poéticos, como esa «Musa Venal», de 1979: un precioso díptico con cisnes deslizándose sobre el agua.

daniels2Muchas de las obras de este artista de Eindhoven, recuerdan un poco a la pintura caricaturesca de un George Grozs, aunque, como el mismo ha declarado en más de una ocasión, la intencionalidad en sus cuadros la pone el sujeto que los mira. Aún así, Daniëls juega con el misterio, con la ambigüedad, para que el público se pregunte, ¿qué quiere decirnos realmente el artista?. Un ejemplo lo tenemos en su espléndido óleo, «El nuevo arenque holandés. Descubre cómo sabe el nuevo arenque holandés», de 1982, en el que los arenques parecen estar devorándose los unos a los otros.

La exposición concluye con las últimas obras del artistas, realizadas, muchas de ellas, con rotulador. Una demostración de su infatigable deseo de cambio aunque el interés sea muy inferior al de sus obras de los años setenta y ochenta. No obstante, su original impulso le llevó a dejar su impronta en uno de los impolutos muros blancos del extraordinario recinto donde ha tenido la suerte de exponer: véanle en acción en la instantánea que abre esta reseña.

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía
René Daniëls. Una exposición es siempre parte de un todo mayor
Fechas: 20 de octubre de 2011 – 26 de marzo de 2012
Lugar: Palacio de Velázquez, Parque del Retiro.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído