Un vehículo circulaba con dos matrículas distintas coincidiendo una de ellas con el turismo sancionado

La ciudad de Barcelona multó 11 veces a un ‘coche fantasma’

Las sanciones las recibía una empresa domiciliada en Asturias

La ciudad de Barcelona multó 11 veces a un 'coche fantasma'
Una multa por exceso de velocidad. EP

El Ayuntamiento de Barcelona sancionó entre 2010 y este año al menos once veces un vehículo que nunca circuló por la capital catalana, ha informado este lunes la Defensora del Pueblo de la ciudad, Maria Assumpció Vilà, que ha supervisado el caso.

Las sanciones que recibió el propietario del vehículo, que presentó queja a la Defensora, eran erróneas y las infracciones las había cometido otro turismo que llevaba dos matrículas diferentes delante y detrás, coincidiendo la de delante con la del turismo sancionado erróneamente.

La historia se remonta a hace un año, cuando una empresa domiciliada en Asturias empezó a recibir sanciones del consistorio barcelonés por un importe de unos 500 euros por superar el límite de hora y no disponer de comprobante en diferentes zonas de aparcamiento de pago.

El 29 de junio el ciudadano pidió ayuda a la Defensora «por falta de solución municipal a las reiteradas denuncias de circulación que por error recibía del Ayuntamiento», e hizo constar en la reclamación que el turismo multado nunca había circulado por Barcelona.

Cuando la defensora del pueblo contactó con el Instituto Municipal de Hacienda, los técnicos ya investigaban qué estaba ocurriendo, y primero se pensó que los vigilantes habían hecho constar en la hoja de denuncia la matrícula del coche asturiano (4858) en lugar del barcelonés (4885), puesto que las placas coincidían incluso en las letras.

NO COINCIDÍA EL MODELO

Sin embargo, cuando un vigilante pone una multa lo hace normalmente desde delante y toma imágenes para disponer de pruebas, y se descubrió que el vehículo que hacía las faltas era en realidad otro y no coincidía ni en el modelo ni en la marca del coche sancionado.

El caso se ha cerrado con la anulación de las sanciones erróneas, mientras que, sobre el vehículo que ha cometido las infracciones, el Ayuntamiento ha comunicado a la defensora que el caso se ha puesto en manos de la Guardia Urbana.

La Defensora ha considerado que la actuación de los servicios municipales ha sido correcta, aunque cree que ha faltado una mayor eficacia, ya que los hechos se remontan a enero de 2011, y las alegaciones de la empresa titular deberían haber sido suficientes para acelerar las investigaciones.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído