El rector de la USC desvincula su cargo de un caso en el que está imputado

El rector de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), Juan Casares Long, insiste en que él no estaba «ni orgánica ni funcionalmente» al frente de la USC cuando ocurrieron las supuestas irregularidades en el despido de una trabajadora, denunciadas por UGT y la CIG y que han llevado a su imputación.

El rector ha manifestado, en respuesta a preguntas de los periodistas, que «todo está dicho». «Desde mi opinión es un terrible error de quienes lo hicieron –incluirlo en la querella– y ellos sabrán por qué», ha dicho y ha apuntado que no se puede considerar «que vale todo» y que este tipo de cuestiones «no pueden resultar gratuitas para quien las hace». «Tendrán que asumir sus responsabilidades», ha avisado.

Los sindicatos CIG y UGT interpusieron una querella criminal contra el rector de la USC por supuestos delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos en relación con la gestión de la Fundación USC-Deportiva. El Juzgado número 2 de Santiago admitió a trámite la acción judicial en un auto emitido el pasado 10 de diciembre. La declaración de Casares Long como imputado está prevista para el próximo 6 de febrero, a las 12.00 horas.

El pasado viernes, cuando los sindicatos hicieron público este auto, Casares Long replicó que «se trata de una denuncia falsa» y manifestó que se reserva el ejercicio de acciones legales contra los querellantes, así como «las posibles acciones civiles por el daño ocasionado». «No se puede manchar el nombre de las personas y desprestigiar a las instituciones de forma gratuita, como hacen los autores de esta demanda», destacó en una nota.

Este lunes ha insistido en que este tipo de denuncias «pueden estar haciendo daño a instituciones y personas», por lo que ha pedido «cautela» en el tratamiento informativo. «Espero no volver a hablar de este asunto y que hablen otros», ha zanjado.

EL CONFLICTO

Los sindicatos, por su parte, reclaman la «inmediata readmisión» de una trabajadora de la Fundación USC-Deportiva, Pilar Díaz Lorenzano, cuyo despido improcedente -en febrero de 2010- está a estas alturas recurrido por UGT en el Tribunal Supremo -que pretende su nulidad-.

Díaz Lorenzano optó por aquel entonces como delegada de personal de UGT a las elecciones sindicales en la Fundación USC-Deportiva -y fue elegida-, pero el mismo día de la presentación de su candidatura recibió la carta de despido, por cuestiones «disciplinarias», según ha explicado la propia afectada. Así las cosas, la fundación, a cuyo frente estaba Carlos Feijóo Novoa, sustituyó a esta empleada por otra, a la que hizo indefinida sin que mediase un proceso público.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Irene Ramirez

Irene Ramirez. Responsable de campañas en Grand Step. Fue redactora de Periodista Digital entre 2012 y 2013.

Lo más leído