Se despide de la política con críticas a "los de arriba"

Baltar deja la diputación de Ourense tras permanecer 22 años al frente

El político cedió en 2012 la presidencia del PP ourensano a su hijo, Jose Manuel Baltar Blanco

Baltar deja la diputación de Ourense tras permanecer 22 años al frente
Jose Manuel Baltar, con su padre y Núñez Feijóo.

El último barón popular de la época de Manuel Fraga, José Luis Baltar, ha anunciado este martes 24 de enero de 2012 que deja la Diputación de Ourense y la vida política, después de 22 años al frente de la institución provincial y tras haber cedido en enero de 2010 la Presidencia del PP ourensano a su hijo, Jose Manuel Baltar Blanco.

Con 71 años de edad, el veterano dirigente popular, el último referente del denominado ‘sector de la boina’, había avanzado en varias ocasiones su deseo de retirarse de la primera fila política dada su edad y tras deteriorarse su estado de salud, aunque finalmente volvió a concurrir a las elecciones municipales de 2011.

En una comparecencia de prensa que, como él mismo ha recordado, no acostumbraba celebrar –ha reivindicado ser un «filón» de noticias allá por donde pasaba–, Baltar ha esgrimido que se va él ya que no necesita que le eche «nadie» y no es partidario del «apego» al cargo.

«Me voy yo, no necesito que me eche nadie. Eso siempre lo tuve claro. Siempre tuve claro en política y siempre me apoyé en los de abajo. Es la solución y se lo digo a todos los políticos», ha resaltado, antes de afirmar que «los de arriba son como la veleta».

«Un día te hacen favores y mañana te dejan en la estacada», ha criticado sobre «los jefes», para contraponer esta actitud a «los de abajo», los «votantes y militantes», que «son fieles». «Cuando tienes el apoyo de ellos no tienes quien te tumbe», ha sentenciado en una sala de reuniones de la Diputación agolpada de medios de comunicación.

En esta línea, ha abundado en su idea sobre la acción política al apuntar que «los de arriba es muy fácil que fallen» pero «los de abajo es más difícil, si te portas bien con ellos». «Puedo tener alguna queja, pero en general, respondieron», ha valorado.

«NUNCA HUBO BALTARISMO»

Cuestionado por el peor momento de su carrera política, Baltar se ha referido al último congreso provincial del partido, cuando su hijo, José Manuel Baltar y el alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán, se disputaron su sucesión al frente del PP ourensano.

Precisamente, acerca de quién liderará el denominado ‘baltarismo’ tras su marcha, ha respondido que «nunca hubo baltarismo». «Hubo Baltar pero no hubo baltarismo», ha defendido y ha declinado profundizar sobre esto ya que cuando hizo declaraciones sobre ‘la boina y el birrete’ «se montó un cirio» porque «nadie entendió» lo que él «quería decir».

También ha eludido Baltar pronunciarse sobre su sucesión al frente de la Diputación, al insistir en que ahora se convierte en «un militante de base más» y cualquier diputado provincial del PP podrá ser el nuevo presidente.

RELEVO

Aunque sí que ha admitido que si le piden consejo, lo dará, mientras que dirigentes del partido consultados por Europa Press han dado por hecho que será el propio Manuel Baltar quien abandone el escaño en la Cámara para ocupar el puesto del veterano ‘barón’ ourensano al frente de la Diputación.

Quien le releve, ha señalado, tiene «la labor medio hecha», puesto que ya están aprobados los presupuestos para el año que viene, pero «puede cambiar totalmente lo que se estaba haciendo y el tipo de política» que él seguía.

José Luis Baltar ha precisado que la decisión de presentar su renuncia al cargo de presidente de la Diputación y como diputado de la institución provincial, «muy meditada», la hará efectiva este miércoles.

«Tomé la decisión para cumplir lo que dije siempre, que a mí no me echarían en unas elecciones porque llevo ganándolas toda la vida. Que a mí no me echarían del partido, porque cuento con el apoyo de las bases y que me marcharía cuando quisiera», ha argumentado.

El barón provincial ha esperado que el partido le «acepte» su «derecho a tener un descanso» y «devolver» a su familia «parte del tiempo» que le «robó» con su actividad pública. Al respecto, preguntado por los periodistas, ha indicado que el anuncio se lo comunicó al presidente del PPdeG su hijo, José Manuel Baltar, y que Alberto Núñez Feijóo no puso objección. «Llevo anunciando un tiempo, sobre todo de las ultimas elecciones para aquí, que me quiero ir», ha recordado.

«Este momento tenía que llegar», ha dicho, para a continuación celebrar que se produzca en uno «dulce» para el Partido Popular, tras los últimos resultados electorales.

Así las cosas, y tras trasladar sus agradecimientos y su «cariño» a los actuales diputados provinciales, a los que «ya no están» y a sus antecesores al frente de la Diputación, Baltar ha pedido «perdón» a los periodistas por los errores cometidos y les ha solicitado un último «favor», y es que a partir de «este viernes» quiere ser «una persona totalmente anónima».

«Fue lo que fue durante mi actividad política. Ahora se acabó sinceramente el tema», ha asegurado, antes de remachar que no irá a ningún acto de partido a no ser que le lleven «agarrado» y que no concederá entrevistas, ni dará opiniones sobre ningún tema.

«NUNCA SATISFECHO»

En una emotiva rueda de prensa, que ha culminado con los aplausos de sus colaboradores, Baltar ha sido preguntado por la actuación de la actual Xunta al respecto de Ourense, y ha destacado que uno «nunca puede estar satisfecho» porque «si a esta provincia le hubieran dado lo que se merece no estaría como está».

También ha tenido palabras para la oposición en la institución provincial, a la que ha reconocido que, más allá de las discrepancias políticas, «fueron correctísimos» al igual que él «siempre» lo fue con ellos, pero «tienen la obligación de criticar», como los populares lo hacen «en otros foros».

«SE ACABARON LOS RENCORES»

Así, ha concluido incidiendo en que quiere pasar sus «últimos años» con su familia, su mujer y sus nietos, y con «la mayor paz» posible. «Se acabaron los rencores», ha subrayado: «ojalá los que vengan levanten esta provincia en una semana», ha terminado.

Ya en pie, rodeado de numerosas cámaras y charlando con los periodistas, José Luis Baltar ha comentado que le dijo por la mañana a su mujer que iba a dimitir esta tarde, y ella le respondió sin creerlo. Cuando le convenció de la noticia, ella le dio un beso y un abrazo más y le advirtió: «A ver si vas a llorar», algo que no ha ocurrido, pese a la vehemencia habitual en el discurso del ourensano.

Así, ha apuntado que su esposa está «feliz y contenta» porque su retirada de la política era lo que «ella quería». «Fue a la peluquería», ha señalado, para bromear con que «esta noche, la que se va a montar». Por último, ha manifestado que le gustaría que le recordasen «como un hombre sencillo y bueno». «¿Cómo Fraga?», le preguntaron, a lo que ha respondido que «no hay otro político como Fraga».

FEIJÓO Y RUEDA ENSALZAN SU LABOR

Antes de conocerse el anuncio, el secretario general del PPdeG, Alfonso Rueda, destacó ante los medios de comunicación la labor de Baltar Pumar, en el mismo sentido en el que se pronunció posteriormente su líder y presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en la reunión del comité de dirección.

Fuentes presentes en la reunión han asegurado a Europa Press que Feijóo se ha limitado a destacar ante la cúpula directiva del PPdeG su «trabajo» en el partido y que le había comunicado esta decisión «el otoño pasado», aunque la fecha habría quedado pendiente de concretar en ese momento y se concretó más recientemente.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído