Antonio Pulido es uno de los ejecutivos mejor pagados de España

Cara y cruz de Banca Cívica: sueldos de lujo a los directivos y posible despido de 1.450 trabajadores

Los sindicatos exigen a sus copresidentes que se rebajen los sueldos, que en conjunto superan los 7,5 millones de euros

Cara y cruz de Banca Cívica: sueldos de lujo a los directivos y posible despido de 1.450 trabajadores
Pulido A8

¿Habrá una oleada de despidos en las cajas españolas una vez aprobada la reforma laboral del Gobierno? Todo apunta a que el esfuerzo que se pide a estas entidades y a los bancos en la última reforma financiera va a acabar con una práctica habitual en el sector, la de reducir plantilla con medidas no traumáticas.

Banca Cívica ha planteado este jueves a los sindicatos en la reunión de la mesa laboral el cierre de 156 oficinas y la salida de 1.480 personas, según indican el conjunto de los sindicatos, mientras que la entidad deja claro que «se sigue negociando» y que «cualquier medida que se adopte se tomará con el consenso de la representación sindical».

El listado contemplaría prejubilaciones, bajas incentivadas, suspensiones o reducciones de jornada, movilidad geográfica y modificación de condiciones, según fuentes sindicales.

Toda una paradoja ya que la patronal de cajas, Acarl, ha cerrado recientemente un acuerdo con los sindicatos por cuatro años en el que se establece una hoja de ruta con la que afrontar los posibles ajustes de empleo que se vislumbran por los cambios que afrontará el sistema financiero.

El sueldo de Pulido

Malos tiempos para Antonio Pulido, uno de los ejecutivos de cajas de ahorros mejor pagados de España, copresidente de Banca Cívica. Según la Comfia-CCOO, con el diez por ciento de los 7,5 millones de euros que cobran los dos copresidentes de Banca Cívica -entidad formada por Cajasol, Caja Navarra, CajaCanarias y Caja de Burgos- se podrían haber contratado 500 empleados temporales durante el pasado verano, cuando denunciaron la falta de personal para garantizar una atención eficiente.

El sindicato CCOO aún está a la espera de la carta que a finales de 2011 remitió a los copresidentes de Banca Cívica, Enrique Goñi y Antonio Pulido -presidente éste último de Cajasol-, en la que más de 4.000 empleados de la entidad fusionada exigen a la cúpula ajustar sus «inadecuadas y desmedidas» retribuciones, en línea con la reducción de la plantilla.

El consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, Manuel Recio, ha indicado este viernes 10 de febrero de 2012 que la administración «mediará» entre Banca Cívica y los sindicatos para «si es posible» alcanzar la «mejor» solución al conflicto laboral.

Recio se ha referido en estos términos al ser preguntado por el anuncio de Banca Cívica en el que ha planteado a las organizaciones sindicales el cierre de 156 oficinas y la salida de 1.480 trabajadores.

En declaraciones a los periodistas en Almería, ha trasladado que la Junta «estará a lo que corresponda para mediar» y para que se «alcance la mejor solución posible» como «en cualquier otro conflicto laboral», ha subrayado.

Propuesta infame

La plantilla no sale de su asombro. En una nota interna remitida a los 8.000 trabajadores de Banca Cívica por parte de todos los sindicatos presentes en la mesa de negociación -CCOO, UGT-Sibac, ELA, LAB y CGT-, las centrales califican la propuesta de «infame» y explican que en la reunión de la mesa laboral, celebrada este jueves 9 de febrero de 2012, el plan de negocio de la entidad «hace necesario el cierre de 156 oficinas y la salida de 1.480 personas, de las que 450 serían de servicios centrales, 970 de oficinas y 60 de las de apoyo a la red».

Los sindicatos indican en esa nota interna, a la que tuvo acceso Europa Press, que esa salida de empleados «se iniciaría de manera inmediata con casi 300 despidos». Los sindicatos, que critican que la entidad «no nos ha aportado el plan de negocio», aseguran que «la totalidad de la representación laboral se planta y advierte de que no aceptará ni una medida traumática».

Asimismo, indican que «si ésta es la situación» exigen «depuración de responsabilidades» y han demandado «toda la información necesaria». La representación sindical ha asegurado que tras conocer dicho plan «se ha levantado de la mesa» y anunciará «actuaciones inmediatas.»

Negociaciones

Por su parte, fuentes de Banca Cívica aseguran a que las negociaciones de la mesa laboral, que se constituyó esta semana «continúan» y que «no hay adoptada ninguna decisión definitiva al respecto», tras lo que se muestra «abierta al dialogo con los sindicatos» y apuntan que «cualquier decisión que se tome se adoptará en consenso con las representaciones sindicales».

Los sindicatos sospechan que, además de los 1.450 despidos, Banca Cívica prepara «otras medidas» y lamentan que «las continuas filtraciones a la prensa» se hayan convertido en «una manera de negociar».

Tras la negociación de su convenio colectivo, CC OO, UGT y Csica han a aceptado someterse a dos años de congelación salarial, 2011 y 2012, prorrogables durante otros dos años en caso de recesión. Toda una victoria para la patronal de las cajas que siempre han intentado desvincular los sueldos de la evolución del IPC. Ahora, como le ocurre a la mayoría de los trabajadores en España, los empleados de las cajas estarán sometidos a la marcha de la economía española.

Para el secretario general de Comfia-CCOO, «se debe racionalizar el sistema de gobernanza de las cajas, con el fin de eliminar gastos superfluos y ganar gobernabilidad, a la vista de los numerosos miembros que integran las asambleas».

Para ello, CCOO exige un «marco estable» para pactar la reestructuración del sector hasta 2014, para lo que ya están fijadas reuniones con la patronal del sector en la próxima semana.

 

 

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído