Manifestaciones en La Coruña en defensa de la sanidad pública

Los sindicatos ingresan a la sanidad gallega en la UCI para tapar sus privilegios

Diversas voces proclaman que ¡la fiesta se acabó!

Por las calles de La Coruña han pasado centenares de personas manifestándose en defensa de la Sanidad Pública. En una pancarta que emulaba a una esquela se podía leer: «A sanidade galega na UCI, a tua saude terá prezo». Y a través de las ventanas del principal hospital de la ciudad herculina, ante el cual hizo parada y fonda la comitiva, se podían contemplar pacientes y familiares asintiendo con la cabeza o con la mirada.

La idea de que la sanidad pública sale gratis ha calado en la opinión pública. A los trabajadores sanitarios les abona sus salarios un mecenas desconocido; las inversiones en aparatos de alta tecnología para el diagnóstico caen, por lo visto, del cielo; los fármacos contra todos los males los distribuye una ONG que han montado en algún solidario planeta desconocido.

La trampa del estado de bienestar consiste en hacer creer a los ciudadanos que sólo son beneficiarios. Que todo se lo pagan entes fantasmagóricos y ellos disfrutan de sus ventajas con el sencillo procedimiento de mostrar una tarjeta sanitaria o un DNI que certifique su identidad.

Lo progresista es hacer creer al personal que el dinero público sale de un mágico saco sin fondo en el que van metiendo la mano los sucesivos gobiernos, con peores o mejores criterios a la hora de decidir su destino. Lo retrogrado es extender a través de la opinión pública y la opinión publicada la cruda realidad sobre la auténtica naturaleza de los fondos del Estado.

1- El dinero público es un todo para todos que se compone de millones de pocos que salen de los bolsillos de la inmensa mayoría de los ciudadanos.

2- Los criterios de equidad en la recaudación pueden ser más o menos acertados.

3- Los gobiernos que eligen los ciudadanos sólo son administradores, con más luces o con más sombras, de los fondos colectivos.

4- Un ciudadano que se convierte en paciente, ha pagado ya, por adelantado, antes de cruzar el umbral de un hospital público.

5- El dilema de la sanidad pública no se puede disfrazar con la permanente amenaza de los sindicatos y los que van de progres por la vida: ¡qué viene la sanidad privada!

El auténtico dilema es cómo mantener una sanidad pública, pagada por todos, gratuita para los más desfavorecidos y más eficiente, más racionalizada, más productiva y más barata para el resto de ciudadanos que la sostienen con aportaciones basadas en criterios progresivos.

Por mucho que a muchos no les guste, la fiesta se acabó. Lo gritan en todos los idiomas y bajo diferentes puntos de vista escritores y pensadores de todos los rincones de occidente.

Acusan a los gobernantes, a los intelectuales, a los docentes, a los políticos, a los ciudadanos y también a los periodistas de seguir divulgando cuentos de hadas. No se trata de quedar bien ante un electorado, de convertirse en el pensador guay de los twiteros o ser el reportero más justiciero. Se trata de decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.

Y en esa pancarta de La Coruña, en forma de esquela, sólo se divulgaba una parte de la verdad: «la sanidad gallega está en la UCI» Todas las sanidades de todas las Españas llevan algunos años en la UCI. Lo que no es verdad es que a partir de ahora vaya a tener un precio.

Ya lo tenía, ya lo estábamos pagando y los administradores del dinero de todos sólo están intentando, con mayor o menor fortuna, ajustar los gastos a los ingresos. Alguien tiene que anunciar al mundo que, el hermoso sueño del estado de bienestar que llevamos décadas rozando con las manos, cuesta una pasta gansa. Que lo pagan entre todos los que todavía pueden pagar. Y que los que todavía pueden pagar (su mayor o menor parte proporcional), cada vez son menos.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído