José Fervenza, el Robín Hood de Moaña

El primer alcalde de España que gestiona una dación en pago

Lo primero que hizo al asumir fue reducirse el sueldo hasta 744 euros al mes, la mitad de su antecesor en el cargo

El primer alcalde de España que gestiona una dación en pago
José Fervenza, alcalde de Moaña. Web del PP de Moaña

Galicia tiene alcaldes célebres por sus cuatro puntos cardinales. Uno en Oleiros, a 8 kilómetros de A Coruña, deslumbró el otro día al personal reconociendo que usa y abusa del coche oficial para irse a dar un baño terapéutico a la piscina.

Otro, en Santiago, aprovechando estos tiempos de «vacas gordas», ha montado una cruzada para que el eternamente virtual AVE gallego llegue a las mismísimas entrañas del aeropuerto de Compostela. Otro, en Vigo, conjuga todo el día, todos los días, el verbo «exigir», pero confecciona una lista negra en la que figuran todos los ciudadanos o instituciones de la ciudad que le exigen algo a él.

En fin: toda una galería de líderes municipales, endeudados hasta las cejas, que hieren la sensibilidad del respetable público gallego por su nepotismo, por su avaricia salarial, por sus megalomanías y por el despilfarro que ha convertido a sus ayuntamientos en paradigmas de la «morosidad» que hunde Pymes y autónomos, y hace estallar por los aire miles de puestos de trabajo.

Pero en este magma municipal de Sodomas y Gomorras, resulta que ha emergido entre la niebla la figura de un Robín Hood en el ámbito de la administración local galaica.

Se llama José Fervenza, camina por la frontera de los 50, y se ha convertido en el primer alcalde de España que ha intermediado ante una institución bancaria para que concediese la dación en pago para un vecino que no podía pagar su hipoteca.

Sin arco ni flechas, sin emboscadas en un bosque de Serwood seleccionado en la península del Morrazo, en el sur de Galicia, éste acalde ‘popular’ de Moaña se ha convertido en el héroe de los 20 mil habitantes del municipio.

Quizá se inicia una etapa de mala conciencia bancaria, de arrepentimiento o simplemente una estrategia para mejorar la imagen deteriorada de las instituciones financieras.

El caso es que José Fervenza ha doblegado la resistencia de de una importante entidad bancaria y ha liberado a su vecino Germán Villanueva, de 32 años, trabajador del sector del metal en paro, de la pesadilla de perder su piso y seguir pagando los plazos de una hipoteca que pesaba como una lápida sobre una tumba en la que iba a permanecer enterrado en vida.

José Fervenza Costas ya dio signos inequívocos de sensibilidad política nada más acceder a la alcaldía de Moaña. Lo primero que hizo fue reducirse el sueldo hasta 744 euros al mes, la mitad de su antecesor en el cargo.

Era una promesa electoral, pero no padeció el ataque de amnesia tan habitual en diferentes cargos políticos de todas las ideologías. A continuación formo una mesa con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, y puso en marcha una estrategia de rescate a los vecinos amenazados por esa tragedia. Se han estudiado caso por caso y se han establecido prioridades.

Y por fin el primer fruto de su gestión mediadora ha dado resultado con el primer joven que se ha liberado de las garras de la banca. Ahora, prepara ya nuevas operaciones rescate para otras familias en situaciones desesperadas.

Gestor de empresas, dinamizador de la asociación de empresarios de Moaña, ex diputado del PP en el Parlamento de Galicia, éste alcalde que gobierna en minoría, como consecuencia del que el BNG y el PSOE no llegasen a un pacto de gobierno, se ha convertido en un paradigma de lo importante que son los hechos y el poco valor que tienen las grandilocuentes promesas en política.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído