Le considera un "payasito" sin calidad

Boadella pone en su sitio al director de Polònia, Toni Soler

"Una prueba más del proceso de cretinización regional"

Albert Boadella considera que Toni Soler es un «payasito» o «un subproducto del humor» que «plagia sin ningún recato» lo que Els Joglars ya hacían hace años en TVE. Lo considera un hecho diferencial de «la tribu», por Cataluña.

El dramaturgo, en un post en su blog —Payasitos–, a cuento de la entrevista-monólogo que el humorista Jordi Évole le hizo a Jordi Pujol en La Sexta —Jordi Pujol en laSexta: «Ahora se hace difícil ser español»— este domingo –4 de marzo de 2012–, señala que le parece «sensato» copiar, pues él reconoce que lo ha hecho en su juventud: «Así se se empieza en la mayoría de las artes».

Pero indica que el problema surge «cuando la copia no es ya la obra del aprendiz sino de un vividor que prostituye expresamente la substancia del original para aprovecharse de las formas y pervertirlas en sentido contrario». Es decir, que «entre original y copia la distancia es abismal».

HUMOR SIN AUTOCENSURA

Esto es lo que le ocurre a Toni Soler. Soler es historiador y director del programa de humor político de TV3 Polònia, entre otros. Participa del accionariado del diario Ara y su productora es una de las grandes beneficiadas de TV3.

Pero Boadella ve una línea entre el humor que Els Joglars desarrollaba en Cataluña en los años 80, sobre todo, y el humor de los «payasitos» de ahora:

A diferencia de los payasitos de Soler, y tantos otros, nuestras apariciones televisivas no estaban reprimidas por ninguna forma de presión política u autocensura, tal como ha venido sucediendo posteriormente en los medios. Jamás el interés comercial del producto primó por encima de la calidad del mismo. Obviamente, repartíamos a diestro y siniestro pero el objetivo esencial era artístico y siempre se desarrollaba con una atención minuciosa sobre el guión y la interpretación, como es marca de la casa.

Sin embargo, «los payasitos actuales lo han inundado todo de una execrable e interesada tontería comercial, la cual se expresa siempre parapetada detrás del régimen nacionalista al que rinden servicio satírico, con especial presteza, cuando este apunta hacia algún enemigo común».

«PENSAMIENTO ÚNICO»

Boadella descubre así una de las fórmulas más comunes en los programas de humor de TV3:

La dirección del envite acostumbra a ser machaconamente en la misma diana y a cambio del servicio patrio se les permiten pequeñas guasas sobre el régimen que les ayudan a publicitarse un envoltorio de independencia ante el poder. Una pátina de libertad imprescindible para encubrir todo sistema que busca el pensamiento único. En sus productos, la forma, por muy ingeniosa que pueda parecer rezuma vileza porque la broma tampoco es un salvoconducto de impunidad moral.

Eso sí, el director de los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid, reconoce que esto de «los payasitos» ha tenido un «poder de contagio» que ha dado como resultado que «estos graciosillos no solo han invadido los espacios del supuesto humor sino que han proliferado en forma de presentadores y entrevistadores que se apuntan al tonillo del je, je, ji, ji con el fin de pasar frívolamente sobre cualquier tema por grave o trascendente que pueda ser». Se refiere, claro, a la entrevista de Évole a Pujol.

En definitiva, concluye Boadella, «una prueba más del proceso de cretinización regional cuyo éxito está a la vista de todo aquel que lo disfruta con la convicción previa de que Madrid nos roba».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído