Diego Calvo quiere que su provincia sea pionera

El proceso de fusión entre ayuntamientos es irreversible en Galicia

Nueve alcaldes negocian ya con el Presidente de la Diputación de La Coruña

El proceso de fusión entre ayuntamientos es irreversible en Galicia
Diego Calvo. EP

El joven Presidente de la Diputación de La Coruña, Diego Calvo, quiere convertir su provincia en la pionera de Galicia y de España en el proceso de fusiones entre municipios.

Estamos hablando de una de las grandes asignaturas pendientes del Estado y sobre todo de la Comunidad Autónoma gallega, que ha supuesto una sobrecarga añadida en el reparto de recursos de las administraciones públicas. Ahora que son tan escasos, volvemos a nuestra vieja tradición de acordarnos de Santa Bárbara cuando llueve. Pero más vale tarde que nunca.

España se ha pasado décadas mirando para otro lado, mientras un inofensivo, costoso y en Galicia obsesivo cantonalismo municipal iba retrasando el reloj de nuestra historia. El propio Diego Calvo reconocía en su intervención en «Forum Europa. Tribuna Galicia», que otros países de la UE nos llevaban muchos años de adelanto, como el Reino Unido, que pasó de 2 mil a 500 municipios o la propia Alemania, que redujo sus 24 mil poblaciones a tan sólo 8 mil.

Este economista de 36 años, especializado en Hacienda Pública y Sistema Fiscal y con un master en Desarrollo Local y Comarcal en su currículo, debe tener alguna noción de lo que habla. Apunta, por ejemplo, que el último enlace matrimonial entre municipios gallegos se produjo en 1968, entre Celanova y Acebedo. Desde aquella lejana fecha, cada uno de los 315 municipios de Galicia (sólo en la provincia de La Coruña 94 ayuntamientos) ha seguido haciendo la guerra por su cuenta, multiplicando servicios, desorbitando capítulos 1 de presupuestos municipales y haciendo paripés mancomunitarios, siempre más efectivos sobre el papel periódico que en la cruda realidad cotidiana.

Para Diego Calvo, una de las estrellas emergentes en el universo popular gallego, el proceso de fusión de ayuntamientos en Galicia es irreversible. Se puede afrontar de manera «voluntaria», como ha anunciado que ya han admitido nueve alcaldes de la provincia de A Coruña, dispuestos a estudiar sus propuestas de fusiones. Pero ha lanzado un mensaje muy claro a aquellos alcaldes obsesionados con seguir haciendo de su capa un sayo:

«Vosotros debéis decidir y nosotros os acompañaremos. Pero, ojo con los tiempos. Hoy es voluntario, mañana puede ser que sea decisión que tomen otros por nosotros»

Se refería, naturalmente, a fusiones vía legislativa, si las circunstancias de escasez presupuestaria y exceso de municipios hacían insostenible la propia existencia del Estado.

«Sólo desde la colaboración puede hacerse que los servicios sean viables económicamente. Y no me refiero a los municipios pequeños, a los de mayor tamaño también»

Estaba evocando áreas metropolitanas, mancomunidades eficaces y pragmáticas y fusiones municipales racionales y razonables. Pero con una excepción, de carácter político, que demuestra la sensibilidad de éste joven político respecto a la psicología del paisanaje galaico: «la parroquia es intocable». La calificó de «unidad territorial por excelencia de Galicia» Si a un gallego le tocas la parroquia has dejado de tener un amigo y un votante.

Su presentador en el Forum, Carlos Negreira, alcalde La Coruña, le puso muy alto el listón al conferenciante cuando lanzó una profecía ante los presentes: «va camino de ser un Leonardo da Vinci de la política». El legendario inventor italiano sufrió muchas caídas en sus múltiples intentos de volar muy alto.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído