Lucía Méndez sostiene que el Gobierno ha 'parado los pies' a la secretaria general

¿Ha sufrido realmente su primera derrota la poderosa Cospedal?

Dice la periodista de 'El Mundo' que Rajoy le permitió hacer lo que le dio la gana en el PP y ella creyó que "podía seguir haciendo lo que le diera la gana"

El papel destacado de Ignacio López del Hierro en la actividad política de su mujer hace tiempo que era una comidilla entre los dirigentes del PP

Es la tesis que han hecho circular desde la Cadena SER o se escucha en debates como ‘Al Rojo Vivo’, en laSexta de García Ferreras, pero choca encontrársela y tan destacada en un diario como ‘El Mundo’, cuyo director, tras poner a caer de un burro a Mariano Rajoy durante meses, intenta ahora acercarse como sea al poder.

Y llama especialmente la atención que firme el análisis -bajo el epígrafe ‘Claves de la Semana‘- alguien como Lucía Méndez, una periodista que trabajó en La Moncloa a la sombra de Miguel Angel Rodríguez en tiempo de Aznar y se prodiga por tertulias de radio y televisión.

La tesis de Lucía Méndez es que María Dolores de Cospedal ha sufrido un serio revés y que eso tendrá consecuencias. Reproducimos los fragmentos más significativos de su crónica:

Mucha gente se ha preguntado cómo es posible que la secretaria general del PP no se diera cuenta del daño que le haría a ella y al Gobierno colocar a su marido como consejero de REE con un sueldo de 180.000 euros al año. La explicación es relativamente simple.

María Dolores de Cospedal ha contado los días por victorias desde hace un año.

Ganó las elecciones en Castilla-La Mancha, ganó la batalla para compatibilizar los cargos de secretaria general y presidenta de su comunidad, logró apartar sin miramientos a cualquiera que pudiera hacerle sombra en el Congreso de Sevilla del partido.

Rajoy le permitió hacer lo que le dio la gana en el PP y ella creyó que, efectivamente, podía seguir haciendo lo que le diera la gana.

Incluso aceptar que un amigo colocara a su marido como consejero de una empresa semipública. El jueves se dio cuenta de que no es todopoderosa.

El Gobierno le paró los pies en la que ha sido su primera derrota interna de importancia. El papel destacado de Ignacio López del Hierro en la actividad política de su mujer hace tiempo que era una comidilla entre los dirigentes del PP.

Muchos recelan de su protagonismo que consideran excesivo. A ella le incomodan estos recelos, como es lógico, y no ve nada malo en dejarse asesorar por quien comparte su vida.

El nombramiento frustrado de López del Hierro ha debilitado la posición de la secretaria general del PP. Al menos en lo que se refiere a su autoridad moral.

 

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído