Sevlla sería la única provincia donde ganaría Griñán

El PSOE recupera su lengua venenosa

Las encuestas y la conmemoración del bicentenario de la Constitución de 1812 han silenciado la campaña por unas horas

Los sondeos publicados por El País (Metroscopia), ABC (IMC) y El Mundo (Sigma Dos) pronostican la victoria al PP, que sólo en el caso del último no se atreve a conceder la mayoría absoluta, que está en 55 diputados, y sitúa sus escaños en una horquilla entre 54 y 57; los otros dos periódicos dan 59 (El País) y 58 (ABC).

Entre los puntos significativos están los siguientes: el hartazgo de los andaluces con los 30 años de gobierno ininterrumpido del PSOE; el desplome de los socialistas en Almería y Málaga, que empiezan a comportarse como provincias castellanas o valencianas; la posible victoria del PSOE en la provincia de Sevilla; y la resistencia de la candidatura de Javier Arenas a las duras medidas económicas tomadas por el Gobierno de Rajoy.

A UPYD la colocan en el Parlamento regional las encuestas de ABC y El Mundo con dos escaños como máximo, uno por Málaga y otro por Sevilla. Sólo la encuesta de El Mundo da una pequeña posibilidad al Partido Andalucista de regresar al Parlamento local, con un diputado por la provincia de Cádiz.

Pedro Pacheco, el alcalde que ha arruinado Jerez, la quinta ciudad andaluza, se presenta por Cádiz con un partido construido en torno a él. Las malas lenguas aseguran que busca el aforamiento.

La misma encuesta de El País concede una vía para que el PSOE, pactando con Izquierda Unida, mantenga el Gobierno: la movilización de 500.000 votantes que han abandonado el partido de Zapatero en los últimos años. En los próximos días, los socialistas afilarán su lengua viperina para tratar de recuperar esos votos: afirmarán que la derecha reducirá pensiones y cerrará hospitales. A ello se dedican Pepe Griñán y Alfredo Pérez Rubalcaba, que tienen varias coincidencias biográficas: son socialistas, llevan barba y son hijos de militares franquistas.

Rubalcaba declaró ayer en Almería que el Gobierno prepara un “impuesto a la enfermedad” para después de las elecciones andaluzas y asturianas, porque “la derecha dice una cosa y hace la contraria”.

Griñán se puso más poético en un acto con las fuerzas de la cultura:  “Son tiempos que invitan a la rebeldía para que la situación no nos lleve a retrocesos históricos o caminos hostiles”

Cosa curiosa: no está prevista la intervención de Felipe González y Alfonso Guerra más que al final de la campaña. ¿Por qué los mismos que respaldaron a Rubalcaba en el congreso del PSOE no acuden a echarle una mano para que atenuar al menos la catástrofe? ¿O es que Griñán no ha querido?

El ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, diputado por Jaén, estuvo ayer en la capital de la provincia para oponerse a la campaña del PSOE y garantizó que
“no va a haber ningún tipo de recortes en las prestaciones de desempleo, como tampoco va a haber subida de IVA ni de ningún impuesto especial que perjudique a los más débiles.”

La última semana comienza con un exalto cargo de la Junta, el ex director general de Trabajo Francisco Javier Guerrero, en la cárcel por el asunto de los ERES falsos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído