La juez del caso ERE imputa al exchófer de Guerrero once delitos de siete tipos distintos

La juez de Instrucción número 6 de Sevilla, Mercedes Alaya, que investiga las irregularidades cometidas en numerosos expedientes de regulación de empleo (ERE) tramitados por la Junta de Andalucía, ha imputado once delitos de siete tipologías distintas a Juan Francisco Trujillo, exchófer del exdirector general de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía Francisco Javier Guerrero, según han informado fuentes del caso.

De este modo, y según las fuentes consultadas, la magistrada ha imputado al exchófer sendos delitos continuados de cohecho, tráfico de influencias, prevaricación y malversación, así como tres delitos de falsedad en documento oficial, otros tres de obtención indebida de subvenciones, y un último delito de falsedad en documento mercantil.

En su declaración, Trujillo ha asegurado que Guerrero «presumía del poder que tenía» para conceder ayudas, añadiendo que el exalto cargo, en prisión desde hace diez días, «quedaba en los bares de copas para despachar» los asuntos con personas que, «pasados varios días, veía llegar al despacho».

Tras destacar la «amistad» de Guerrero con Juan Lanzas, a quienes era «muy frecuente» ver juntos, el exchófer ha señalado que Guerrero «se enfadaba a veces porque le paralizaban los pagos», así como que lo llevó en dos ocasiones «a despachar» con el exconsejero de la Presidencia Gaspar Zarrías, y una de estas veces Guerrero salió del encuentro «muy enfadado».

Trujillo ha relatado que él mismo «se daba cuenta de que las ayudas eran concedidas a personas cercanas a Guerrero o al PSOE» y, respecto a las ayudas que recibió para varias de sus empresas, ha dicho que fue el propio exdirector general de Trabajo y Seguridad Social quien se las ofreció en un bar de copas.

Así, y según su declaración, Guerrero «le dijo: ‘Crea una sociedad'», y él entendió que «le invitaba a crear empresas ficticias».

La juez le ha instado a describir la jornada laboral de Guerrero y Trujillo ha respondido que «al mediodía se iba al restaurante; luego a un bar de copas, y allí despachaba los asuntos por la tarde».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Irene Ramirez

Irene Ramirez. Responsable de campañas en Grand Step. Fue redactora de Periodista Digital entre 2012 y 2013.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído