El banco de alimentos les entregó este año 80 toneladas de comida en tan sólo tres meses

La pobreza de muchas familias en Mallorca ya es crónica y Cáritas se desborda

"Las medidas políticas guiadas únicamente por criterios económicos son humanamente inaceptables"

La pobreza de muchas familias en Mallorca ya es crónica y Cáritas se desborda
Pobreza, pobres y desigualdad. PD

Uno de los colectivos que más inquieta es el de los inmigrantes no regularizados

Cáritas Mallorca ha advertido de que la entidad no «da abasto para atender todas las demandas» de la población de la Isla, si bien ha añadido que intenta «dar respuesta» a todas ellas con los recursos humanos y económicos de los que dispone.
Fuentes de Cáritas han explicado que creen que la situación de las personas que necesitan su ayuda no conseguirá mejorar durante este año en Mallorca, puesto que el 2012 continuará siendo un mal año para los más necesitados. «No vemos una mejora en un futuro inmediato».
No obstante, han descartado adoptar medidas contundentes como a las que se han visto obligados otras delegaciones de Cáritas al reducir a un solo plato el menú para los más necesitados.
En este sentido, han recordado que Cáritas Mallorca únicamente dispone de un comedor social en la isla, situado en Inca, y que éste continuará atendiendo a sus 100 usuarios -después de que fuese necesario incrementar el número de plazas, que hace unos años era de una cincuentena-.
En cualquier caso, han destacado que «nos preocupa el futuro inmediato» de la entidad, que económicamente principalmente se basa en las subvenciones, en donaciones y en las colectas que realiza. «Damos atención a lo que podemos» basándose en esto, han añadido.
Uno de los colectivos que más les inquieta es el de los inmigrantes no regularizados, quienes, han recordado, «van a perder la atención sanitaria gratuita» -a excepción de en Urgencias- y, además, se verán afectados por la reducción en la partida de la Renta Mínima de Inserción (RMI).
No obstante, también han remarcado el problema que supone la «cronificación de la pobreza» en las islas. Así, han indicado que difícilmente las familias que entran en el circuito de atención social pueden salir y, asimismo, han señalado que durante los últimos años ha aumentado la atención a las familias de la isla que, hasta el momento, no habían necesitado solicitar ayuda.
«En relación al 2010 ha ido en aumento la atención a los autóctonos» han manifestado, si bien han añadido que los inmigrantes, especialmente los que no tienen una situación regularizada, también son de los usuarios más necesitados y representan alrededor del 70 por ciento de las personas atendidas.
Por otra parte, las mismas fuentes han hecho hincapié en el trabajo que Cáritas, que atiende a una media de 600 personas al mes, realiza en cuestión de alimentos en toda Mallorca. «Está presente en todas las partes donde hay un grupo de acción social mediante los grupos parroquiales que están en la mayoría de pueblos y barrios de Palma».
En este sentido, han detallado que la entrada de alimentos se produce mediante dos vías, a través de los que entrega el Banco de Alimentos -que durante el primer trimestre de 2012 ha sido de entre 70 y 80 toneladas-, o bien a través de la comida que reciben las parroquias mediante donaciones o compras directas, que «también supone una cantidad de toneladas elevada».
No obstante, han destacado en que el trabajo de Cáritas en relación a las ayudas de alimentos «no es el más significativo» puesto que también atiende a un amplio número de usuarios por otras materias como, entre otras, la vivienda o el acceso al mercado laboral.
Finalmente, en relación a la deuda que las administraciones, especialmente el Govern, el Consell de Mallorca y los ayuntamientos de mayor población de la isla, mantienen con Cáritas y que ascendía al millón de euros a principios de año, ha indicado que ésta «va saldándose» poco a poco.

No da abasto

Cáritas Mallorca ha advertido de que la entidad no «da abasto para atender todas las demandas» de la población de la Isla, si bien ha añadido que intenta «dar respuesta» a todas ellas con los recursos humanos y económicos de los que dispone.
Fuentes de Cáritas han explicado que creen que la situación de las personas que necesitan su ayuda no conseguirá mejorar durante este año en Mallorca, puesto que el 2012 continuará siendo un mal año para los más necesitados. «No vemos una mejora en un futuro inmediato».
No obstante, han descartado adoptar medidas contundentes como a las que se han visto obligados otras delegaciones de Cáritas al reducir a un solo plato el menú para los más necesitados.
En este sentido, han recordado que Cáritas Mallorca únicamente dispone de un comedor social en la isla, situado en Inca, y que éste continuará atendiendo a sus 100 usuarios -después de que fuese necesario incrementar el número de plazas, que hace unos años era de una cincuentena-.
En cualquier caso, han destacado que «nos preocupa el futuro inmediato» de la entidad, que económicamente principalmente se basa en las subvenciones, en donaciones y en las colectas que realiza. «Damos atención a lo que podemos» basándose en esto, han añadido.
Uno de los colectivos que más les inquieta es el de los inmigrantes no regularizados, quienes, han recordado, «van a perder la atención sanitaria gratuita» -a excepción de en Urgencias- y, además, se verán afectados por la reducción en la partida de la Renta Mínima de Inserción (RMI).
No obstante, también han remarcado el problema que supone la «cronificación de la pobreza» en las islas. Así, han indicado que difícilmente las familias que entran en el circuito de atención social pueden salir y, asimismo, han señalado que durante los últimos años ha aumentado la atención a las familias de la isla que, hasta el momento, no habían necesitado solicitar ayuda.
«En relación al 2010 ha ido en aumento la atención a los autóctonos» han manifestado, si bien han añadido que los inmigrantes, especialmente los que no tienen una situación regularizada, también son de los usuarios más necesitados y representan alrededor del 70 por ciento de las personas atendidas.
Por otra parte, las mismas fuentes han hecho hincapié en el trabajo que Cáritas, que atiende a una media de 600 personas al mes, realiza en cuestión de alimentos en toda Mallorca. «Está presente en todas las partes donde hay un grupo de acción social mediante los grupos parroquiales que están en la mayoría de pueblos y barrios de Palma».
En este sentido, han detallado que la entrada de alimentos se produce mediante dos vías, a través de los que entrega el Banco de Alimentos -que durante el primer trimestre de 2012 ha sido de entre 70 y 80 toneladas-, o bien a través de la comida que reciben las parroquias mediante donaciones o compras directas, que «también supone una cantidad de toneladas elevada».
No obstante, han destacado en que el trabajo de Cáritas en relación a las ayudas de alimentos «no es el más significativo» puesto que también atiende a un amplio número de usuarios por otras materias como, entre otras, la vivienda o el acceso al mercado laboral.
Finalmente, en relación a la deuda que las administraciones, especialmente el Govern, el Consell de Mallorca y los ayuntamientos de mayor población de la isla, mantienen con Cáritas y que ascendía al millón de euros a principios de año, ha indicado que ésta «va saldándose» poco a poco.

Comunicado
Por su importancia reproducidos el último comunicado de Cáritas al respecto:

«En estos tiempos presentes, tan convulsos como inciertos, que vive nuestra sociedad a nivel económico, social y político, experimentados a modo de calle y explicitados en los diferentes medios de comunicación, Cáritas Mallorca no puede dejar pasar la ocasión de la presentación de la Memoria 2011 sin aportar a la sociedad mallorquina, y con la máxima sencillez y honestidad, un grito de preocupación, un clamor de denuncia y una palabra de esperanza.
2. – Cáritas lamenta, con preocupación e inquietud, el agravamiento de la crisis económica y social que afecta cada vez más con dureza y persistencia a una gran parte de nuestra sociedad. El secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, en la presentación del Informe de Foessa y Cáritas «Exclusión y Desarrollo Social en España, análisis y perspectivas 2012» constataba que la pobreza se está haciendo cada vez más extensa ya que afecta a más personas, más intensa por la densidad de situaciones y dificultades que experimentan muchos ciudadanos y más crónica que en el tiempo se está prolongando y eso minando el aguante de la gente. En Cáritas Mallorca nos preocupa que día a día el volumen de las personas en situación de vulnerabilidad se haga más grande y la angustia de la gente se haga insoportable. De ahí nace la preocupación e inquietud que los voluntarios y trabajadores de Cáritas sentimos cuando observamos que el panorama social se hace cada día más yermo, perdiendo las personas derechos y dignidad. Desgraciadamente la perspectiva de mejora en el futuro a corto o medio plazo nos resulta utópica cuando la realidad del momento presente se hace tan difícil como angustiosa para muchos, especialmente para personas y colectivos afectados por el paro, las dificultades para el mantenimiento de el hogar y la subsistencia personal o familiar.
3. – Ante esta panorámica Cáritas Mallorca siente la urgencia de denunciar de entrada la apreciación del problema como si se tratara sólo de una coyuntura económica donde las únicas medidas deben ser de carácter economicista. Creemos que estamos ante una crisis de una envergadura tan global y radical que afecta al propio sistema de una sociedad donde los grandes valores de la dignidad de toda persona, del esfuerzo compartido y repartido, de la igualdad en derechos y deberes de todos, de la sostenibilidad del medio ambiente, de la responsabilidad ética, de la libertad de migración, están en grave peligro de extinción. Es por ello que creemos que las medidas políticas guiadas únicamente por criterios economicistas y que recortan no sólo bienestar sino derechos de todo ciudadano, tanto autóctono como inmigrante, como son la salud, el trabajo, la educación, la renta mínima de inserción, … son medidas técnicamente discutibles y humanamente inaceptables. Desde Cáritas vemos con dolor como los más desfavorecidos, los que llamamos últimos, tales como inmigrantes sin papeles, personas en paro que han agotado las prestaciones sociales, personas mayores y familias jóvenes con niños con dificultades para la subsistencia del día a día , … son personas que no cuentan demasiado a la hora de tomar medidas que valoren la dignidad y la responsabilidad de cada uno frente a una deshumanización marcada por los mercados financieros, las agencias de calificación de deudas y los sobresueldos de directivos poco honestos.
4. – Aun así, Cáritas Mallorca se ve en la obligación de proclamar, en estos tiempos complejos y difíciles, que el horizonte de esperanza se mantendrá para que sea posible entre todos los ciudadanos del mundo, y en concreto todos los que habito nuestra querida Mallorca, con lengua y cultura propias, una valoración respetuosa de las diferencias, un sentido de la globalización más social, una búsqueda de una economía más humana, un reforzamiento de la democracia y una garantía de la dignidad de toda persona. La voz y el quehacer de Cáritas seguirán siendo un medio más en la construcción de un mundo mejor donde todas las personas puedan aspirar a sentirse reconocidas con sus derechos y deberes, por eso mantenemos el llamamiento a quienes tienen el encargo democrático de gobierno o un grado de responsabilidad pública notoria, así como a todos los ciudadanos, a trabajar desde la indignación que muchas situaciones presentes producen en la regeneración de esperanza y de esfuerzo para encontrar caminos comunes de progreso humano y sostenible».

 

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído