La Fiscalía les consideraba cómplices de un delito de ultraje a la bandera española y les pedía dos años

La jueza absuelve a los cuatro acusados por la quema de una bandera española

Ocurrió durante una manifestación a favor de la independencia

La jueza absuelve a los cuatro acusados por la quema de una bandera española
Independentistas catalanes queman la bandera española durante la Diada. EFE

Ocurrió durante una manifestación a favor de la independencia

La titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Palma ha absuelto a los cuatro acusados por los incidentes ocurridos durante una manifestación en favor de la independencia de los Països Catalans llevada a cabo el 30 de diciembre de 2010, en la que fue quemada una bandera española, al alegar que no ha quedado acreditado que los inculpados planeasen esta acción ni se concentraran para ello.

Y es que en su sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la magistrada Magdalena Ferreté afirma que los acusados David P.M., Roberto C.C., Silvia M.E. y Guillem C.M., defendidos por el letrado Josep de Luis, participaron en la manifestación convocada ese día si bien fueron otras personas no identificadas, cuyo rostro llevaban tapado con capuchas, quienes prendieron fuego a la bandera rojigualda.

Del mismo modo, la jueza afirma que tampoco ha quedado probado de forma fehaciente que los cuatro imputados, quienes durante el juicio negaron de forma contundente haber participado en estos hechos y alegaron que actuaron de forma pacífica apelando a la calma entre manifestantes y agentes de seguridad, lanzasen sillas y mesas contra los agentes de seguridad y provocaran con una mesa que cayeran al suelo.

De hecho, la resolución judicial alude a «serias dudas» de cómo sucedieron los hechos puesto que la versión ofrecida por los policías durante la vista oral no coincide con la de los periodistas que se encontraban en la zona para dar noticia de lo ocurrido, como tampoco con el CD aportado por la defensa de los acusados.

Los propios inculpados, que a su llegada a las dependencias judiciales fueron arropados por más de un centenar de personas que les expresaron su apoyo, defendieron durante el juicio que ningún miembro de la organización de la marcha incurrió en acto violento alguno mientras que, por el contrario, sí había personas que «nos estaban insultando» y efectivos policiales que «comenzaron a cargar contra los manifestantes».
LA FISCALÍA PEDÍA CÁRCEL PARA TODOS ELLOS

En concreto,  La titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Palma ha absuelto a los cuatro acusados por los incidentes ocurridos durante una manifestación en favor de la independencia de los Països Catalans llevada a cabo el 30 de diciembre de 2010, en la que fue quemada una bandera española, al alegar que no ha quedado acreditado que los inculpados planeasen esta acción ni se concentraran para ello.

   Y es que en su sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la magistrada Magdalena Ferreté afirma que los acusados David P.M., Roberto C.C., Silvia M.E. y Guillem C.M., defendidos por el letrado Josep de Luis, participaron en la manifestación convocada ese día si bien fueron otras personas no identificadas, cuyo rostro llevaban tapado con capuchas, quienes prendieron fuego a la bandera rojigualda.

   Del mismo modo, la jueza afirma que tampoco ha quedado probado de forma fehaciente que los cuatro imputados, quienes durante el juicio negaron de forma contundente haber participado en estos hechos y alegaron que actuaron de forma pacífica apelando a la calma entre manifestantes y agentes de seguridad, lanzasen sillas y mesas contra los agentes de seguridad y provocaran con una mesa que cayeran al suelo.

   De hecho, la resolución judicial alude a «serias dudas» de cómo sucedieron los hechos puesto que la versión ofrecida por los policías durante la vista oral no coincide con la de los periodistas que se encontraban en la zona para dar noticia de lo ocurrido, como tampoco con el CD aportado por la defensa de los acusados.

   Los propios inculpados, que a su llegada a las dependencias judiciales fueron arropados por más de un centenar de personas que les expresaron su apoyo, defendieron durante el juicio que ningún miembro de la organización de la marcha incurrió en acto violento alguno mientras que, por el contrario, sí había personas que «nos estaban insultando» y efectivos policiales que «comenzaron a cargar contra los manifestantes»

LA FISCALÍA LES PEDÍA LA CÁRCEL

   En concreto, la Fiscalía les consideraba cómplices de un delito de ultraje a la bandera española -por el que reclama para cada uno 1.800 euros de multa- y autores de un delito de atentado, por el que se enfrentaban a una petición de dos años de cárcel. Asimismo, la acusación pedía un año de prisión para uno de ellos por lesiones así como otros 720 euros por una falta de lesiones para dos de ellos.

   La defensa pedía, por el contrario, la libre absolución de sus patrocinados, al recriminar que el escrito de calificación de la Fiscalía introdujese de forma «gratuita» elementos de «persecución ideológica» así como «proclamas políticas», además de aseverar que todo el expediente «está lleno de contradicciones que parecen inducidas de cara a lograr la condena de mis defendidos». «No ha quedado acreditado absolutamente nada», llegó a remachar el abogado.

   Con motivo de la cita judicial, representantes de numerosos colectivos y organizaciones, entre ellos la Obra Cultural Balear (OCB), el Grupo Balear de Ornitología (GOB) y los sindicatos CGT y STEI-i, mostraron su respaldo a David P.M., Roberto C.C., Silvia M.E. y Guillem C.M., quienes hicieron acto de presencia en medio de la gran expectación generada y atribuyeron a un «movimiento de represión policial y judicial» el hecho de que finalmente llegasen al banquillo de los acusados.

   Cabe recordar que más de 1.500 personas participaron en la manifestación convocada, coincidiendo con la conmemoración de la Diada de Mallorca, por la plataforma 31-D, integrada en concreto por Asema, Bloc, Comité de solidaridad con Euskal-herria, Grup Blanquerna, ERC, Entesa per Mallorca, PSM, Lobby per la Independència, Joventuts de ERC, JEN-PSM, UOB y STEI. Una marcha que fue encabezada por una pancarta que rezaba el lema ‘Som una nació. Autodeterminació’.

el. Asimismo, la acusación pedía un año de prisión para uno de ellos por lesiones así como otros 720 euros por una falta de lesiones para dos de ellos.

La defensa pedía, por el contrario, la libre absolución de sus patrocinados, al recriminar que el escrito de calificación de la Fiscalía introdujese de forma «gratuita» elementos de «persecución ideológica» así como «proclamas políticas», además de aseverar que todo el expediente «está lleno de contradicciones que parecen inducidas de cara a lograr la condena de mis defendidos». «No ha quedado acreditado absolutamente nada», llegó a remachar el abogado.

Con motivo de la cita judicial, representantes de numerosos colectivos y organizaciones, entre ellos la Obra Cultural Balear (OCB), el Grupo Balear de Ornitología (GOB) y los sindicatos CGT y STEI-i, mostraron su respaldo a David P.M., Roberto C.C., Silvia M.E. y Guillem C.M., quienes hicieron acto de presencia en medio de la gran expectación generada y atribuyeron a un «movimiento de represión policial y judicial» el hecho de que finalmente llegasen al banquillo de los acusados.

Cabe recordar que más de 1.500 personas participaron en la manifestación convocada, coincidiendo con la conmemoración de la Diada de Mallorca, por la plataforma 31-D, integrada en concreto por Asema, Bloc, Comité de solidaridad con Euskal-herria, Grup Blanquerna, ERC, Entesa per Mallorca, PSM, Lobby per la Independència, Joventuts de ERC, JEN-PSM, UOB y STEI. Una marcha que fue encabezada por una pancarta que rezaba el lema ‘Som una nació. Autodeterminació’.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído