En estos momentos la edad media se sitúa en los 30 años

Las mujeres de Baleares deciden tener hijos cada vez más tarde a causa de la crisis

El Instituto de Política Familiar urge al Parlament a tramitar una “Ley de protección a la Maternidad Balear”

Las mujeres de Baleares deciden tener hijos cada vez más tarde a causa de la crisis
Madres, hijos y familia. EP

La natalidad importa a largo plazo, cuando haya terminado la crisis

La crisis obliga a las mujeres de nuestras islas a retrasar su maternidad. Así se constata en el último informe sobre estimación de población 2012, donde se releja que la edad media para dar a luz se sitúa en estos momentos en los 30,56 años.
El Instituto de Política Familiar analiza estos datos, constatando la baja fecundidad, cifrada en un 1,37%.

Según el IPFB la edad media de las mujeres que dan a luz por primera vez aumenta en Europa desde hace unos cuarenta años. En 1970 la media continental estaba en torno a los 23 años, y ahora es de unos 28 pero en Baleares es de más de 30 años. Aunque el aplazamiento no ha cesado, desde 2000 es notablemente más lento: las mujeres más jóvenes ya no posponían tanto los hijos, mientras otras mujeres empezaron a tener los hijos que habían dejado para más adelante.

A decir del IPFB «el repunte de fecundidad que así se produce será más o menos sólido,  según lo que ocurra después del primer parto. En la República Checa y en Suecia, las madres por segunda vez aún hacen una contribución detectable; en Holanda, no aportan casi nada, y en España bajan la media. España presenta además el índice más bajo de nacimientos de terceros y cuartos hijos, en este último caso empatada con la República Checa».

Muy sólida no parece ser la recuperación a decir de las mismas fuentes, «puesto que se ha interrumpido últimamente. De 15 países europeos que han hecho estimaciones de fecundidad para 2011, 11 registran descensos con respecto a 2008. Noruega baja de 1,95 a 1,88; España, de 1,46 a 1,38,  y Dinamarca, de 1,88 a 1,76. Una gran novedad es que el fenómeno ha alcanzado a Estados Unidos, que antes superaba a toda Europa. La tasa norteamericana, que llegó a 2,12 en 2007, está ahora en 1,9, por debajo de Francia (2,01) y Gran Bretaña (1,98), que han subido un poco desde 2008».

CRISIS ECONÓMICA

Se supone, siempre según el IPFB, que la crisis económica es lo que más ha influido en el descenso. Por una parte, varios países han perdido población inmigrante, que tenía una fecundidad más alta y venía aportando una  parte importante del crecimiento vegetativo europeo. Por ejemplo, después de dos décadas con fuerte inmigración, en 2011 España registró un saldo migratorio negativo de -50.000 personas (el 40%, debido a la salida neta de españoles).

Así pues, «donde la natalidad depende en buena medida de los
 inmigrantes, es muy sensible a la situación económica. Los años de prosperidad antes de 2008 quizá nos hicieron olvidar que la gente no emigra, en general, para toda la vida. En Gran Bretaña, que sigue teniendo saldo migratorio positivo (pero en 2011 un 14% menos que en 2010), más de dos tercios de los extranjeros que abandonaron el país en 2010 habían permanecido menos de cinco años, según un estudio de la Universidad de Oxford».

También resulta más sensible la fecundidad a las vicisitudes de la economía si depende mucho de la edad media de las madres, como en efecto ocurre: «Y la crisis actual está anulando la principal causa del último repunte. Como el paro y la incertidumbre económica dificultan el establecimiento de nuevas familias, el retraso de la maternidad se ha acelerado. En Baleares la edad media de las mujeres al dar a luz ha ido subiendo de 30,40 años en 2009 a los 30,56 años actualmente.

POLÍTICAS FAMILIARES

La contrapartida es que la fecundidad también responde a las políticas familiares. Medidas que faciliten la atención a los niños pueden frenar en mayor o menor medida el aplazamiento de la maternidad. La familia no debe perder prioridad cuando hay que repartir recursos más escasos para los gastos sociales. La natalidad importa a largo plazo. Cuando haya terminado la crisis, aún seguirá estando sin resolver el  problema de las futuras pensiones».

Por todo ello desde IPFB reclama al Govern de les Illes Balears la
«urgente tramitación en el Parlament» de una «Ley de protección a la  Maternidad Balear» que ayude y proteja la natalidad en nuestra  comunidad autónoma.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído