OPINIÓN / JAVIER QUERO

Ignorado como el ‘voy a tener suerte de Google’, Mas va más lejos

Su actividad en el extranjero sólo está logrando que ahí fuera le vean como a un perturbado

Ignorado como el 'voy a tener suerte de Google', Mas va más lejos
Viñeta de Javier Quero sobre Artur Mas. Quero (La Gaceta)

Artur Mas se ha ido a Rusia y allí ha sido más ignorado que el botón de «voy a tener suerte» del Google. Mas debe de andar más allá de los límites de la realidad. Y para revestir sus desvaríos de oficialidad, se ha largado de gira diplomática junto a su esposa y nueve consejeros de la Generalidad alojándose en suites de 1.600 euros la noche.

Siga leyendo en La Gaceta.

Pagan los catalanes. Ya saben dónde está su dinero. Que no busquen en Extremadura, que pregunten en Moscú. ¿Será por dinero? No en vano, el presidente catalán cobra casi el doble que el presidente del Gobierno español. Dicen que el viaje era para promover la internacionalización del empresariado catalán. Mucho me temo que con arreglo a su pensamiento, si renovara su victoria, Mas prohibirá las multinacionales catalanas, solo podrá haber uninacionales.

Lo que está demostrando el líder de Conveniencia y Unción es que es un sujeto. Un sujeto un poco suelto. La aireada escalada airada de su discurso se incrementa por días. Ya amenazó con que habría referéndum, fuera legal o no. Al propio presidente del Gobierno le escupió en las barbas aquello de que si no aceptaba el pacto fiscal se atuviera a las consecuencias. Lo penúltimo ha sido un nuevo desafío a la legalidad al advertir que ni la Constitución ni los tribunales detendrán sus fantasías secesionistas. Mas está metiendo a Cataluña en un callejón sin salida y a España en un aprieto.

Su actividad en el extranjero sólo está logrando que ahí fuera le vean como a un perturbado que ha decidido echarse al monte en el peor momento posible. Incluso los principales bancos de inversión internacionales han emitido varios informes en los que dejan al descubierto las trampas contables del nacionalismo cateto. La Banca ha separado las cuentas de los cuentos dejando claro que una Cataluña independiente sería una Cataluña arruinada. El más independentista de los nacionalistas no se ha detenido a explicar los detalles de su proyecto porque son sencillamente inexplicables. No se puede auditar lo inaudito.

Sería interesante saber cómo piensa cuadrar los gastos de un Estado independiente catalán que debería asumir gastos que ahora son sufragados por la caja central del Estado, como las pensiones, las prestaciones del desempleo o un Ejército propio, por poner sólo algunos ejemplos. Si ya le cuesta atender sus compromisos de pago y tiene que recur r ir a l Gobierno español para que le preste 5.000 millones de euros, una Cataluña al margen sería una Cataluña marginal.

Antes de que lo elijan, Mas ya se presenta como el elegido. Lo único que le mueve en su delirio es la ambición propia, ligada a la de su partido. Si Mas tuviera que ser juzgado por su gestión, sin más, sería condenado. Incrementar la deuda de Cataluña en 16.000 millones de euros en sólo dos años es un récord de despilfarro difícilmente igualable por el mayor de los manirrotos.

Adoptando el lenguaje de los proetarras, el candidato a separar España y Cataluña ha hablado de internacionalización del conflicto. Y en eso anda. Cuanto más lejos llegue Mas, más cerca está su fracaso.

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído