OPINIÓN / XAVIER HORCAJO

¡Qué burda la trama de amiguismos que favorecía a empresarios próximos a CiU!

Madrid se ha contaminado de esa tendencia del nacionalismo catalán a apropiarse de la prensa

Cataluña se gasta 69 millones en lo mismo y otros 11 millones en subvenciones directas a proyectos en catalán

Cataluña forma parte de España, también en lo político. Le guste o no a Artur Ochichornia sus decisiones contaminan al resto de España; del mismo modo que Cataluña se beneficia de otras decisiones españolas como el Fondo de Liquidez para las Autonomías. O incluso iniciativas políticas autonómicas que –por influjo– llegarán a Cataluña “sí o sí”, como a Artur Ochichornia le gusta decir. —Siga leyendo en La Gaceta

Por ejemplo, cuando Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, saca a concurso la gestión de seis hospitales públicos, abre un camino (no queda otro) que, a pesar de plantear incertidumbres y dudas, puede ser la solución, si se hace bien. Eso influirá en la sanidad catalana, también.

Por cierto, ¡qué burda la trama de amiguismos que favorecía a empresarios próximos a CiU en el Instituto Catalán de la Salud!

Cuando Ignacio González anuncia que la Comunidad de Madrid se va a gastar 23 millones de euros en ventajas fiscales para las nuevas contrataciones, compensando cuotas de la Seguridad Social a las empresas que creen empleo; abre un camino que “sí o sí” –por su bien– espero que llegue pronto a Cataluña donde, por cierto, el paro no deja de aumentar y ronda el 25% de los activos.

En sentido contrario, y como lo que pretendo es demostrar que Cataluña forma parte del cuerpo llamado España, Madrid se ha contaminado de esa tendencia del nacionalismo catalán a apropiarse de la prensa, bueno de la prensa, del Orfeó de Sants, del RCD Espanyol y del Gremi de Flequers (Gremio de Panaderos).

Ignacio González se frota las manos pensando en lo bien que le van a tratar los receptores de 56 millones de euros que –en tiempos de crisis– ha sabido poner sobre la mesa para publicidad en medios.

Cataluña se gasta 69 millones en lo mismo y otros 11 millones en subvenciones directas a proyectos en catalán. Pero sirve como ejemplo de “contaminación” catalana… cómo se nota que somos parte del mismo cuerpo.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído