PD entrevista a Manuel Trallero, experto en el Caso Palau

«El principal benefactor del Palau no fue Jordi Pujol sino fue Aznar»

"Las relaciones del caso Palau afectan a todos los partidos"

El autor de ‘Música celestial. Del mal llamado caso Millet o caso Palau’, Manuel Trallero, es el periodista que más ha investigado la financiación ilegal de los partidos a través del catalán Palau de la Música. Periodista Digital ha hablado con él sobre las informaciones publicadas por El Mundo sobre el enriquecimiento de los máximos dirigentes de Convergencia a través de una presunta trama corrupta. Ha dicho:

Sinceramente, me extraña [la información sobre las cuentas en Suiza]. Una cosa es que se desvíen fondos para la financiación irregular de un partido y una cosa muy distinta es que haya una apropiación individual de esos fondos. Esto me ha sorprendido. A lo largo del libro, en ningún momento llegué, no ya a saberlo, ni siquiera a sospecharlo.

Se muestra prudente con respecto a lo que ha publicado el periódico de Unidad Editorial:

La información que está apareciendo es parcial, son fragmentos. Hay que esperar que más aparece y cómo se va demostrando todo esto.

Para Trapello:

El señor Puig, Mas y la familia Pujol están en su perfecto derecho de ir a un juzgado y denunciar.

No niega la veracidad de las informaciones, pero insiste en que son parciales y que hay que esperar a conocer todos los detalles para saber si son ciertas. Además, sostiene que la trama corrupta relacionada con el Palau afecta a todos los partidos, «tiene una gran transversalidad». Pone un ejemplo:

Por ejemplo, hay una carta de Millet, que está en el libro, dirigiéndose al actual ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, cuando era secretario de Estado de Relaciones con las Cortes. Le dice que a otro representante de la cultura catalana y él les han invitado a cenar con el presidente Aznar. Que hay un dinero de una ayuda para el Palau y que si él puede hacer algo o, por el contrario, lo tiene que plantear directamente en esa cena con Aznar.

«Las relaciones son con todos los partidos. Con todos. El principal benefactor del Palau durante la época de Millet fue Aznar. Hay un cierto pudor a hablar por todas las partes».

También apunta al PSOE:

La señora Anna Balletbó, que está por el medio del Palau, es del Partido Socialista y tiene la Fundación Olof Palme y aparecen entre sus patronos los mismos que son patronos del Palau, incluido Ferrovial. Y [Montserrat] Tura que conocía las investigaciones de la Fiscalía y el Señor Montilla, yo le pregunté y me dijo que no.

«Yo tenía acceso a una cierta documentación, pero desconozco el contenido completo de la información. Lo que ha ido apareciendo es una parte muy parcial de la verdad».

«Lo que me causó una enorme preocupación [sobre el Palau] fueron dos cosas. Como es posible que un señor que ha estado en la cárcel, como Millet, le pongan al frente del Palau, tanto Maragall como Pujol. Es bastante espectacular poner a una persona con estos antecedentes al frente de una institución donde se maneja dinero público. Y dos. Cuando el Palau pasa a estar auditado por el Ayuntamiento a estarlo por la Generalitat, y acto seguido la auditoría se externaliza. El auditor del ayuntamiento les planteaba muchos problemas, y esto con la Generalitat se acaba. Es más, la propia Intervención de la Generalitat explica como organizar la simplificación de las cuentas. Esto es realmente sorprendente».

Critica el silencio de los medios catalanes sobre la posible corrupción de CiU, pero extiende la crítica al conjunto de los medios españoles. Explica a qué se puede deber:

«Es verdad que la prensa catalana va a ocultar en buena medida esto, va a pasar y pasa. Pero quiero remarcar que en el caso de mi libro no ha habido ningún diario nacional, quiero decir español, que en su edición nacional lo haya mencionado. Lo mismo en radio y televisión. Comparto las críticas que se hacen desde Madrid a los medios catalanes, pero ocurre lo mismo en sentido contrario. Aparte de algún medio digital, nadie se ha hecho eco».

¿Por qué callan los medios españoles? No es bonito saber que el máximo benefactor del caso Palau no fue Pujol sino Aznar, 1.200 millones de pesetas. Las empresas patrocinadoras del Palau tienen su sede en Madrid, como Ferrovial. ¿Por qué no se dice esto?

«Ahora aparece esto. Pero antes, ¿qué ha pasado? De Millet no se dijo ni una palabra».

 

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído