OPINIÓN/BAJO EL CHAPARRÓN

La Universidad de Castilla-La Mancha salva las nóminas pero no las protestas

¿Por qué nadie salió a protestar cuando la deuda alcanzó los 85 millones?

Hay Universidad de Castilla-La Mancha para rato. Al menos eso parece después de que la presidenta de la Junta de Comunidades, María Dolores de Cospedal, mantuviera una reunión con el rector, Miguel Ángel Collado, y quedara claro que Gobierno de la Comunidad Autónoma aumentará la asignación nominativa para la Institución académica hasta los 126 millones de euros, cifra con la que se cubrirán los gastos de personal.

Antes de este anuncio, por la mañana, decenas de profesores de la Universidad protestaron por los despidos de profesores, la amenaza de nuevos despidos y por la paralización de la carrera docente e investigadora. Resulta chocante comprobar como ahora y no antes todo colectivo dependiente del dinero de todos clama contra el cielo cuando ve peligrar su puesto de trabajo. El propio consejero del ramo, Marcial Marín, tal y como hemos publicado en PD, se llevaba las manos a la cabeza al reprochar que antes no se protestaba tanto y sin embargo no se pagaba. La deuda, ha recordado, del Gobierno de Barreda con la Universidad alcanzó los 85 millones y se produjo una reducción en la partida presupuestaria de 40 millones de euros. ¿Por qué nadie salió a protestar? ¿Hubo coacciones?

Aquí han podido pasar dos cosas. Que nadie tuviera el valor de protestar a Barreda porque este señor daba mucho miedo o bien, que se ocultara la deuda por parte de los anteriores responsables universitarios, lo que sería bastante lamentable. Lo único que ha quedado claro es que la UCLM no se muere de momento. Las protestas, ya veremos.

ENCUENTRA LOS PRODUCTOS QUE TE INTERESAN

¡¡¡ BÚSQUEDA DE LAS MEJORES OFERTAS ONLINE !!!

Obtener los mejores resultados de tu búsqueda de productos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído