OPINIÓN/ BAJO EL CHAPARRÓN

El juez Ruz deshoja la margarita de si habrá juicio o no contra Hernández Moltó

Se han cumplido cuatro años de la caída de Caja Castilla-La Mancha

El juez Ruz deshoja la margarita de si habrá juicio o no contra Hernández Moltó
Juan Pedro Hernández Moltó. CLM

Puede ser el final de una penosa travesía en el desierto o la confirmación de que existió delito. Ahora, cuatro años después de la caída de Caja Castilla-La Mancha, está previsto que el juez Pablo Ruz – sí, el mismo que lleva el caso Luis Bárcenas – decida si cierra el caso o se celebra el juicio, una vez terminada la fase de instrucción. Puede que a partir de ahora el que fuera consejero, diputado nacional y candidato a la Alcaldía de Toledo, Juan Pedro Hernández Moltó, descanse por fin o pague por lo que muchos consideran el gran asalto a la CCM, la entidad que presidía.

De aquél hombre que se atrevió a decirle a Mariano Rubio «míreme a los ojos» queda poco. No aparece. Está escondido. Y no es para menos. Fue el primero en saltar a la primeras páginas – después le han seguido muchísimos – y el primero en despertarnos del sueño, en lanzarnos a los leones, en enseñar a los ciudadanos que las cajas hacen trampas con su dinero, que favorecen a los amiguetes, que benefician a cuatro.

Puede que hoy mismo, según aseguraba en su edición del domingo el diario El Mundo, el mediático juez decida si imputa a Hernández Moltó y a Ildefonso Ortega, el que fuera director general de la entidad. No podía ser en peores circunstancias. Ahora estamos mucho peor que hace cuatro años y que hace dos, cuando fueron imputados en parte por las denuncias de la Fiscalía Anticorrupción y el Partido Popular.

Quizás todo lo veamos esta semana que acaba de comenzar. Seguro que Hernández Moltó está deseando que esto acabe. Como todos.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído