OPINIÓN/ BAJO EL CHAPARRÓN

Las diputaciones provinciales o el salvavidas de cientos de pueblos en C-LM

La Diputación de Guadalajara celebró ayer su 200 cumpleaños

Las diputaciones provinciales o el salvavidas de cientos de pueblos en C-LM
Ana Guarinos. EP.

Cuenta Joaquín Sabina que su padre, ingresado ya en el hospital en los últimos días de su vida, se alzó de repente para preguntarle a su hijo: «En que coño se gastan el dinero las diputaciones», a lo que el cantautor no supo qué responder. Poco después murió.

El trabajo de las diputaciones y su papel en el siglo XXI, especialmente en el contexto económico en que nos encontramos, es continuamente debatido. El propio Alfredo Pérez Rubalcaba propuso no hace mucho eliminarlas directamente y que los distintos gobiernos autonómicos se encargaran de sus competencias. Quizás lo dijo porque el PP gobierna en 28 diputaciones y el PSOE tan solo en seis, una de ellas la de Ciudad Real que se ha convertido en un foco constante de oposición al Gobierno de María Dolores de Cospedal.

Precisamente ayer la Diputación de Guadalajara celebró el 200 cumpleaños de su creación en un acto multitudinario que contó con la presencia y apoyo de varios miembros del Gobierno regional. Su presidenta, Ana Guarinos, respondía a la pregunta del padre de Sabina con rotundidad calificando a la institución provincial de «insustituible e imprescindible» y señalando que «si no existiera, habría que inventarla». Además, recordó que gracias a las cuatro competencias básicas sobre las que se creó (beneficencia, instrucción pública; construcción y conservación de caminos vecinales y toda clase de obras públicas y fomento y apoyo de las iniciativas de desarrollo de la agricultura, la ganadería, la industria y el comercio de las provincias) la Diputación «fue creando y manteniendo un entramado social, educativo, cultural y de servicio a los municipios que hoy nos queda como legado».

En provincias como Guadalajara y Cuenca, con una despoblación tan acusada y con multitud de pueblos de apenas cien habitantes, hoy en día son sus diputaciones quienes los mantienen con vida. Suprimirlas sería su sentencia de muerte.

Posdata: Es curioso que las diputaciones se crearán incluso antes que las provincias tal y como las conocemos hoy pues si la Diputación de Guadalajara celebró ayer su 200 cumpleaños, la provincia como tal y el resto de provincias españolas son fruto de la reforma que hizo en 1833 el secretario de Estado de Fomento, Javier de Burgos, y que se ha mantenido hasta hoy con apenas cambios. Entre estos cambios destaca que Utiel y Requena, en 1851, pasaran de Cuenca a Valencia.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído