OPINIÓN/BAJO EL CHAPARRÓN

Pablo Bellido cae en el mal gusto al comparar a Cospedal con Ibarretxe

El secretario de los socialistas de Guadalajara se olvida de que el PSOE cambio la ley electoral sin apoyos

Pablo Bellido cae en el mal gusto al comparar a Cospedal con Ibarretxe
Pablo Bellido. EP.

El secretario provincial del PSOE en Guadalajara, Pablo Bellido, ha sobrepasado la línea del buen gusto al hacer unas declaraciones en las que comparaba a la presidenta regional, María Dolores de Cospedal, con el mismísimo Juan José Ibarretxe a cuenta de la aprobación del estatuto de autonomía.

A una es que le ponen una foto de Ibarretxe y le entra dentera y sólo llego a recordar el mandado del ex lehendakari como una época oscura y terrible y en extremo violenta. Por eso y porque hasta la fecha tenía a Bellido como una persona formal y honrada llegado, como quien dice, a unificar y poner paz en un PSOE absolutamente desquebrajado y dividido en Guadalajara veo en estas declaraciones una salida del tiesto posiblemente dictada con el único fin de meter tensión en el ambiente, que es donde mejor se mueve el PSOE ante la falta de propuestas o proyectos. Un pacificador no puede ir de doberman caldeando el ambiente. Está feo.

Bellido, en su papel, olvidó decir que fue el PSOE quien cambió la reglas del juego electoral para perpetuar el dinero fácil, los puestos a dedo y el audi en la puerta. Y lo hizo en solitario, sin contar con nadie.

Sobre la reforma del estatuto de autonomía, el portavoz del PP en las Cortes, Francisco Cañizares, dio en el clavo ayer al reconocer que «no sabemos qué medida proponen los socialistas y cuando nos sentamos a hablar con ellos no tienen un criterio de lo que quieren hacer con las instituciones. Ellos se han acostumbrado a vivir en las instituciones y no a que las instituciones funcionen al servicio de los ciudadanos».

Según ha señalado, «si tuviesen algo sobre lo que negociar el acuerdo estaría más próximo de lo que la gente se piensa». «Nos hemos sentado con ellos pero es negociar con un muro que, además, no responde» aunque, añado yo, sí compara y con mal gusto.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído