Un iracundo griego le tiró en marcha tras darle una paliza

El revisor de un autobús mata a un estudiante porque no podía pagar el billete de 1,2 euros

El joven de 19 años que no tenía recursos se golpeó la cabeza

Ocurrió en Grecia, y la compañía afirma que el infortunado había accionado el freno de emergencia para hacer un 'sinpa'

Que las cosas están mal en Grecia lo sabemos todos, aunque el nerviosismo general llega a tomar en ese país derroteros cada vez más trágicos, y nos dan una clara idea de que la condición humana saca lo peor de sí misma cuando los avatares de la vida se tornan casi insoportables.

La tragedia acontecida en la capital de país el 13 de agosto de 2013 con el estudiante de 19 años de edad Thanassis Kanaoutis como protagonista, da buena cuenta de ello.

SUBIÓ SIN PAGAR

El joven, según cuentan medios locales, subió a un autobús en Atenas sin pagar, como lo suelen hacer muchas personas sin empleo en Grecia. El revisor, al percatarse de la jugada, le reclamó entonces el pago del billete, 1,2 euros, entablándose una fuerte discusión que acabó con paliza incluida.

En uno de los envites el estudiante fue arrojado fuera del vehículo, con tan mala fortuna que cayó de cabeza sobre la calzada.

Gravemente herido fue trasladado a un hospital, donde no pudieron ofrecerle los servicios adecuados. Al llegar al segundo hospital, Kanaoutis murió.

La compañía de transporte afirma ahora que Kanaoutis accionó el freno de emergencia para apearse sin pagar.

El Gobierno de Grecia ha prometido de momento realizar una investigación para determinar las causas de la muerte.

PROTESTAS

«Kanaoutis murió porque no tenía un billete por valor de 1,2 euros», dijo el principal partido de la oposición, la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza):

«Esto acentúa de la forma más trágica la situación desesperada en la que la política de rescate ha afectado a una gran parte de la sociedad griega».

La exigencia de la coalición para que el transporte público sea gratuito para los desempleados, jubilados y estudiantes de bajos recursos, cae mientras tanto en saco roto.

El suceso ha desencadenado varias protestas, llevadas a cabo en todo el país. Solamente en Salónica 13 personas fueron detenidas por arrojar pintura sobre autobuses locales en apoyo de Kanaoutis.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído