Según su abigado, quería chantajear al Gobierno

El asaltante de la casa de Bárcenas dice que no quería hacer daño

Está acusado de detención ilegal, amenazas, lesiones, allanamiento de morada y tenencia ilícita de armas

El asaltante de la casa de Bárcenas dice que no quería hacer daño
Detención del asaltante. EP.

"Enrique no se arrepiente de lo que hizo porque piensa que ha merecido la pena"

El abogado de Enrique Olivares, el hombre que asaltó anteayer con una pistola la casa del extesorero del PP Luis Bárcenas y maniató a los ocupantes, ha asegurado este viernes que «no tenía intención de hacer daño» a nadie y que sólo pretendía conseguir la supuesta contabilidad B del PP para chantajear con ella Gobierno y que éste resolviera los problemas del país.

En declaraciones a los medios de comunicación a las puertas de los Juzgados de Plaza de Castilla, el abogado Félix Bernal ha revelado que Olivares «no tenía un plan preconcebido» y que simplemente viajó desde Cuenca, donde vive, hasta Madrid porque «estaba preocupado por el paro, por que las prestaciones bajan, las tasas universitarias suben, la Sanidad está mal, etcétera».

«Dice que si Bárcenas está echando un pulso al Gobierno y si él pudiera conseguir esa información podría presionar al Gobierno para que mejoraran las cosas y resolviera todos esos problemas. Piensa que Bárcenas está robando al PP y que todos los políticos son unos ladrones», ha señalado el letrado de oficio, ya que las condiciones económicas de su defendido no le permiten contratar a un abogado particular.

Aunque el arrestado ha señalado a su abogado que no tenía un plan estructurado, sí ha reconocido que compró un alzacuellos para hacerse pasar por sacerdote de Instituciones Penitenciarias y así poder entrar en el domicilio, tal y como logró.

También se hizo con un arma que, según ha indicado, es del siglo XIX, «de las que utilizaban los caballeros para batirse en duelo». Ahora será la Policía Científica la que determine si esa pistola funcionaba, ya que no tenía balas de fogueo y el martillo del arma estaba rota.

«Enrique no se arrepiente de lo que hizo porque piensa que ha merecido la pena. Entiende que no le ha salido bien, pero lo ha intentado porque quería salvar España», ha dicho el letrado.

Según le ha explicado su cliente, no quería hacer daño personal a Bárcenas y su familia y no les encañonó con la pistola. También le ha comentado que hijo se liberó de las cuerdas después de que la mujer de Bárcenas le pidiera que se las aflojara, ya que le hacían daño.

POSIBLE PATOLOGÍA MENTAL

Sobre las declaraciones del abogado de Luis Bárcenas, Javier Gómez de Liaño, que achacaba el asalto a un plan organizado para amedrentar a su cliente, Félix Bernal lo niega «desde el máximo respeto a esas declaraciones» y cree que «no se buscaría a este tipo de persona para este tipo de plan».

De hecho, ha apuntado que el detenido «no está muy bien» y podría padecer alguna patología mental. Además, ha señalado que Olivares ha necesitado en algún momento ayuda de los Servicios Sociales de Cuenca porque estuvo en riesgo de exclusión social.

«Es una persona que ha vivido 20 años en América, en Uruguay, Venezuela, Argentina, México y Cuba. Enrique dice que es vigilante de Inteligencia, que ha trabajado para el espionaje de Cuba. No está muy o muy bien», ha concluido Bernal.

Olivares está acusado de detención ilegal, amenazas, lesiones, allanamiento de morada y tenencia ilícita de armas. Ha pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 48 de Madrid, en dependencias judiciales de Plaza de Castilla, después de negarse a declarar ante la Policía. «Yo sólo declaro ante un juez», repitió constantemente ayer el detenido ante los agentes en Moratalaz.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído