Pide a la izquierda que "deje de jugar a ser más nacionalista que los nacionalistas"

Esperanza Aguirre: «La derecha debe dejar sus complejos y defender la Nación española»

La expresidenta de Madrid está "orgullosa" de pertenecer a la "nación más antigua de Occidente"

Esperanza Aguirre: "La derecha debe dejar sus complejos y defender la Nación española"
Esperanza Aguirre. ER

Una de las "anomalías" de la vida política española desde la Transición la expresó con "escandalosa ingenuidad" José Luis Rodríguez Zapatero cuando era presidente del Gobierno

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha instado este 24 de octubre de 2013 a los políticos de la derecha española para que «abandonen sus complejos» y «defiendan la nación española» frente a los «enemigos interiores» y las «posibles amenazas externas».

Durante su intervención en la presentación del libro Historia de la nación y del nacionalismo español, Aguirre ha reivindicado la «realidad» de España como nación y además de su mensaje a la derecha ha enviado sendas peticiones a la izquierda y a las pretensiones soberanistas de los partidos nacionalistas.

Así, la presidenta de los populares madrileños ha señalado que «ha llegado la hora» de que la izquierda «se reivindique como española y deje de jugar a ser más nacionalista que los nacionalistas».

Y también «ha llegado la hora» de que los políticos que quieren la secesión de España «comprendan» que forman parte de una «gran nación» y que entiendan que «para conseguir sus propósitos no hay más que un camino,: la ley, la ley que los españoles como ciudadanos de esta antigua y gran nación nos hemos dado», ha añadido.

La «inusitada gravedad» de las declaraciones de Zapatero

Esperanza Aguirre ha señalado que una de las «anomalías» de la vida política española desde la Transición la expresó con «escandalosa ingenuidad» José Luis Rodríguez Zapatero cuando era presidente del Gobierno, y dijo que «la nación española era un concepto discutido y discutible», una reflexión, ha subrayado, de «inusitada gravedad».

«Nunca un presidente del Gobierno debió pronunciar esa frase», ha señalado Aguirre, quien ha lamentado que Zapatero no estuviera sólo en sus dudas, y expresara una posición política «muy extendida».

Así, ha señalado que esas dudas son «típicas» de la izquierda, mientras los nacionalismos no las tenían porque para ellos no existe la nación española y, a ese «sombrío panorama», hay que añadir a quienes han «guardado demasiado silencio» «por temor a que sus reivindicaciones «pudiesen considerarse una reminiscencia del franquismo».

Dudas, complejos y rechazo frontal: enemigos del orgullo

Todo esto ha provocado, en su opinión, que en estos años que debían haber servido para que creciera el «orgullo» por España, ha ocurrido «lo contrario, entre «las dudas» de los políticos de la izquierda, «los complejos» de los de la derecha y el rechazo frontal de los nacionalistas.

Y ello ha provocado, ha lamentado, que se haya «devaluado el sentimiento de ser español y de pertenecer a la nación más antigua de Occidente».

Pese a todo, Aguirre ha asegurado que España es «una realidad histórica, cultural, afectiva, económica y social tan fuerte que supera todas las dudas, todas las traiciones y todos los ataques de algunos de sus políticos».

Además se ha mostrado «optimista», y ha augurado incluso un «cambio radical» en esas posiciones políticas.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído