A pesar del derroche en viajes, el independetismo no despierta simpatías

El mundo mundial da la espalda al president catalán Artur Mas

El mundo mundial da la espalda al president catalán Artur Mas
Artur Mas. CG

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, prepara su próximo viaje oficial al extranjero, esta vez a India el próximo día 24 de noviembre de 2013, sabiendo que tampoco allí será recibido por el primer ministro a pesar de sus intentos por fijar una entrevista al más alto nivel.

Como detalla Enrique Serbeto en ‘ABC‘, desde que inició el turbulento desafío soberanista, Mas ha visto reducido el nivel de los interlocutores que aceptan recibirle, una señal evidente de que su estrategia de confrontación con el Estado no es bien recibida y que no puede esperar ningún apoyo significativo.

Todo el apoyo que ha logrado recabar Mas se resume en declaraciones informales -luego matizadas- de dos dirigentes bálticos a la Agencia Catalana de Noticias.

En sus pocos viajes al extranjero, su predecesor, José Montilla, tuvo una agenda normal que incluía entrevistas con líderes significados; y Jordi Pujol puede presumir de tener una de las agendas internacionales más importantes.

Sin embargo, las puertas de los primeros ministros se cierran ahora ante Mas.

En su última visita a Bruselas, en septiembre, fracasó en su intento de reunirse con el presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, o el del Consejo Herman Van Rompuy (a pesar de que este último es un reconocido nacionalista flamenco).

Y eso que, como él mismo reconoció luego, no tenía intención de mencionar el proceso soberanista.

Desde luego, el mensaje más claro que han recibido los partidarios de la autodeterminación es el de la propia UE, que ha dejado claro que una Cataluña independiente tendría que renegociar su ingreso.

Si se compara con lo que sucedió en casos que los independentistas suelen citar, como los países Bálticos, se constata que incluso antes de la desaparición formal de la URSS, Washington tenía relaciones directas y al primer nivel con las tres repúblicas.

En cualquier proceso de este tipo, es esencial el reconocimiento internacional, que en el caso de Cataluña no se atisba, a pesar de que Oriol Junqueras hubiera dicho en el Parlamento europeo este miércoles que «en cuanto este proceso se ponga en marcha habrá carreras para reconocer esta realidad internacional».

En el caso de Kosovo, por ejemplo, en el que existía una evidencia física del conflicto, la OTAN tomó partido en contra de Belgrado y Washington recibía (y armaba) al entonces líder guerrillero y hoy primer ministro, Hashim Thaçi.

Pese al apoyo de la mayor parte de la UE, el proceso de reconocimiento internacional de esta antigua provincia serbia sigue bloqueado y el país no puede todavía ni jugar competiciones internacionales. Y un país importante como Turquía no ha logrado en 30 años que nadie reconozca a la República Turca del Norte de Chipre.

La Generalitat trata de potenciar su estrategia añadiendo al coste de sus embajadas un contrato con «The Independent Diplomat», un lobby fundado por un antiguo funcionario británico que tiene entre sus clientes a la República Árabe Saharaui, la cual busca reconocimiento desde hace 40 años.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído