ESTÁ PRESO EN HERRERA DE LA MANCHA

La Fiscalía no se opone a la excarcelación de Miguel Ricart, el asesino de Alcásser

Considera que es correcta la liquidación de la condena que se ha aplicado sobre el reo

La Fiscalía no se opone a la excarcelación de Miguel Ricart, el asesino de Alcásser
Miguel Ricart EFE

Ricart fue la única persona condenada por el asesinato de Miriam García, Toñi Gómez y Desirée Hernández

La Fiscalía de Valencia no se opone a la excarcelación de Miguel Ricart, condenado en el año 1997 a 170 años de prisión por el secuestro, violación y asesinato de Míriam, Toñi y Desirée, las tres niñas de Alcàsser (Valencia), en base a la sentencia europea sobre la conocida ‘doctrina Parot’.

Así consta en el escrito que ha presentado el ministerio público en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia, en el último día que había dado el tribunal para que las diferentes partes del proceso –Fiscalía, acusaciones y defensa– se pronunciaran sobre la posible excarcelación de Ricart, conocido como ‘El Rubio’, tras la resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

En su escrito, Fiscalía indica que no se opone a la excarcelación de Ricart por aplicación de la sentencia sobre la ‘doctrina Parot’, y considera que es correcta la liquidación de la condena que se ha aplicado sobre el reo, quien se encuentra actualmente en la cárcel de Herrera de La Mancha, en el municipio de Manzanares, en Ciudad Real.

Por su parte, la Asociación Clara Campoamor, acusación popular en el proceso, también ha presentado este miércoles su escrito –ante el Decanato– en el que sí se opone a la excarcelación de ‘El Rubio’ y solicita al tribunal valenciano que requiera a la prisión manchega más información sobre la liquidación de la condena, con el objetivo de poder alargar al máximo la estancia de Ricart en la cárcel.

Ricart fue la única persona condenada por el asesinato de Miriam García, Toñi Gómez y Desirée Hernández, las niñas de 14 y 15 años que desaparecieron en noviembre de 1992 y cuyos cuerpos fueron localizados en el paraje de La Romana el 27 de enero de 1993. El otro considerado autor de este suceso, Antonio Anglés, huyó y figura en paradero desconocido desde entonces.

DESDE 1992

El crimen tuvo lugar el 13 de noviembre de 1992 en el paraje de ‘La Romana’, en una casa abandonada a la que llevaron a las tres niñas de Alcàsser. Un día después de aparecer los cuerpos, el 28 de enero de 1993, la Policía pudo detener a Miguel Ricart, y seguidamente entró en prisión –la Audiencia de Valencia fija el 8 de febrero como día de entrada en el establecimiento penitenciario–.

En el año 1997, la Audiencia condenó a Ricart a la pena de 170 años de prisión como autor de tres delitos de asesinato y de cuatro delitos continuados de violación, en concurso ideal con tres delitos de rapto, con la concurrencia de las circunstancias agravantes de despoblado y ensañamiento en relación a los delitos de asesinato y violación.

Esta resolución fue declarada firme por el Supremo en junio de 1999. A Ricart se le aplicó la ‘doctrina Parot’, con lo que se evitó su salida de prisión prevista para el año 2011, y se alargó su condena hasta el año 2023. No obstante, y en base a lo dictado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), la Audiencia dictó una resolución la pasada semana en la que pedía a las partes que se pronunciaran sobre la posible excarcelación del preso. Dio de plazo para ello hasta este miércoles.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído