Diario de un NO nacionalista

La “singularidad” catalana según ZP

La “singularidad” catalana según ZP
José Luis Rodríguez Zapatero. EFE

parece que no se ha leído nuestra Constitución, parece no conocer el país que gobernó, parece (volver a) ignorar que España ya es plural y que dicha pluralidad está recogida y defendida en la Carta Magna

Según suele decirse, quién olvida su historia está condenado a repetirla, pero también hay quién no aprende nunca de sus errores o, en el peor de los casos, padece de una insana incapacidad de autocrítica que le lleva a instalarse en posiciones y premisas ideológicas absolutamente alejadas de la realidad.

El problema lo encontramos cuando dicho tipo de personas tienen o han tenido cargos de responsabilidad, este parece ser el caso de José Luis Rodríguez Zapatero, si abrió en el camino para que el nacionalismo más excluyente proliferase en Cataluña, básicamente aceptando ciegamente –ceguera provocada por un apoyo parlamentario- las reclamaciones más burdas, los postulados más anacrónicos y las premisas más rancias, ahora el expresidente se dedica a reafirmarse en su error.

De Zapatero se decía que padecía un optimismo antropológico, pero dicho optimismo derivó en no querer ver los tres errores más grandes de sus legislaturas, errores de los que aun arrastramos consecuencias: creer en la buena fe de un grupo terrorista como ETA, ignorar o no querer ver una tormenta perfecta financiera y económica, y finalmente, aceptar como propias las premisas nacionalistas a cambio de un puñado de votos.

Pues bien, ZP insiste, sigue con la cantinela de la singularidad de Cataluña, el hecho diferencial catalán, la necesidad de su reconocimiento jurídico, parece que no se ha leído nuestra Constitución, parece no conocer el país que gobernó, parece (volver a) ignorar que España ya es plural y que dicha pluralidad está recogida y defendida en la Carta Magna, diversidad en la que está incluida, como no, Cataluña.

Pero la singularidad catalana no hay que buscarla en los discursos románticos, ni en el historicismo rancio, ni en la reivindicación de un concepto “congelado” de cultura, una cultura políticamente reivindicada pero artificiosamente inventada, no, lo singular en Cataluña sigue siendo la conculcación de los derechos individuales de las personas, la persecución institucional de cualquier atisbo de reconocimiento de diversidad cultural, persecución centrada en todo lo que suene a español.

Lo singular en Cataluña es que se trata de una sociedad fracturada, pero es una fractura poco evidente, una fractura concienzudamente maquillada bajo la pátina de lo políticamente correcto, una sociedad basada en una diglosia institucionalizada.

Unas instituciones que conciben las leyes y la justicia como una carta de restaurante, si son propicias para la “construcción nacional” (o al menos no estorban) se aceptan, sino se rechazan como algo impropio, se denigran públicamente y se legitima un sistema político tendente a la anomía.

Una Cataluña en la que el poder político instalado desde comienzos de la democracia ha creado un sistema de valores con el que convencer al ciudadano a que renuncie a su propia identidad, a su forma de ser y entender la realidad, que practica una especie de socialización obligatoria en forma de “normalización”, suplantando esa cultural particular por otra colectivizada.

Naturalmente este complejo ha estado acompañado por una red de organismos públicos siempre vigilantes de la pureza ideológica de la conversión, por unas escuelas preñadas de ideología nacionalista (un día de esto haré un artículo al respecto), inoculando un lenguaje conformador de mentes sumisas y propicias a la Causa.

Esta es la auténtica e incómoda singularidad que sufrimos los catalanes, estos son los problemas reales de la Cataluña real, esta es la realidad que tanto ocultan los poderes públicos en Cataluña y que tanto se esfuerzan en ignorar los partidos políticos nacionales, esto es de lo que debería preocuparse José Luis Rodríguez Zapatero, este es el error que no debería repetir nuestro expresidente.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído