Emilio de Llera, responsable de Justicia e Interior, pide que se le permita "reinsertarse"

Un consejero de la Junta de Andalucía: «El violador del chándal se merece una oportunidad»

Según un informe médico, Manuel González González tiene un riesgo "extremo" de volver a atacar a mujeres con posibilidad de matarlas

Un consejero de la Junta de Andalucía: "El violador del chándal se merece una oportunidad"
Emilio de Llera. EF

Esos hechos «ya los cometió y legalmente ha pagado por ello, de manera que no podemos estigmatizarlo permanentemente diciendo que hay que echarlo del país

El consejero andaluz de Justicia e Interior, Emilio de Llera, ha reconocido que pude generar «cierta alarma» en la población el hecho de que Manuel González González, más conocido como el «violador del chándal», pueda fijar su residencia en el municipio sevillano de Almadén de la Plata, si bien subraya que «ha cumplido ya el tiempo de prisión que ha cumplido» y, por tanto, «hay que darle la oportunidad de reinsertarse, que está en la ley».

En declaraciones a los periodistas en Cádiz al ser preguntado sobre este asunto, De Llera ha lanzado «un mensaje en principio de tranquilidad», puesto que esta persona ha cumplido condena y «la finalidad de las penas privativas de libertad es la rehabilitación y la reinserción».

«Otra cuestión es que pueda generar cierta alarma, sobre todo en poblaciones pequeñas, el regreso de una persona que ha cometido hechos tan graves».

«Esos hechos «ya los cometió y legalmente ha pagado por ello, de manera que no podemos estigmatizarlo permanentemente diciendo que hay que echarlo del país».

Cabe recordar que Manuel González González salía el pasado 22 de noviembre de 2013 del centro penitenciario de Brians 2 de Sant Esteve Sesrovires (Barcelona) con -según un informe médico elaborado ante su inminente excarcelación- un riesgo «extremo» de volver a atacar a mujeres con posibilidad de matarlas, después de la derogación de la «doctrina Parot» tras la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

El «violador del chándal» agredió a principios de los años noventa con arma blanca a 16 mujeres desconocidas a las que también hizo tocamientos en zonas genitales, y le provocó la muerte a una de ellas; por todo ello fue condenado en 1997 a 169 años de cárcel.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído