Ahora resulta que ni Flaquer, ni Puig ni Castillo sabían nada del trabajo de Maite Areal en el Hotel Valparaíso

Un empleador de la esposa de Matas: “La eché, pagaba 2.000 euros y el resultado cero patatero”

Todos ellos, incluido el famoso 'Pepote', dicen que se han enterado por la prensa

Un empleador de la esposa de Matas: “La eché, pagaba 2.000 euros y el resultado cero patatero”
Jaume Matas y su esposa, María Teresa Areal. EP

El fiscal sigue empeñado en demostrar que en realidad la mujer del expresidente del Govern nunca llevó a cabo los trabajos para los que fue aparentemente contratada

Matas, con una primera condena firme de nueve meses de cárcel, es juzgado por supuesto cohecho impropio, por la supuesta dádiva de 42.000 euros, las nóminas que su mujer percibió durante un año, como aparente relaciones públicas del hotel Valparaíso de Palma. A Matas el fiscal le pide 9.000 euros de multa y el retorno de lo cobrado por su esposa.

Los empresarios que contrataron a la esposa de Matas durante un año como comercial -antes de que lo hiciera Miquel Ramis, el dueño del citado hotel y ‘protagonista pasivo’ de esta rocambolesca vista-, aseguraron este martes 3 de diciembre aprovechando el envite y sin venir casi a cuento que lo hicieron por sus ‘relaciones’.

Asi lo explicaba Miguel Martorell:

«Lo único que me interesaba era que me trajese clientes, sus contactos y relaciones. El resultado fue fatal. Punto pelota. La despedí. Pagábamos 2.000 euros cada mes y el resultado, cero patatero».

LOS ALTOS CARGOS DESPISTADOS

Cuatro altos cargos de la última legislatura de Jaume Matas (2003-2007), los exconsellers de Salud, Aina Castillo, de Presidencia, Rosa Puig, y de Turismo, Joan Flaquer, así como el exdirector general de Deportes y campeón olímpico de vela José Luis ‘Pepote’ Ballester, han asegurado, durante su declaración como testigos en el segundo juicio contra el expresidente balear, que nunca supieron que la mujer de éste trabajara como relaciones públicas en el hotel Valparaíso.

Todos ellos, cuya comparecencia ha sido propuesta por la Fiscalía Anticorrupción, han coincidido en destacar que se enteraron por la prensa de que Maite Areal estuvo vinculada a este establecimiento hotelero, cuyo administrador, Miquel Ramis, la contrató presuntamente como forma de dar apariencia de legalidad a los más de 2.900 euros mensuales que entregó al matrimonio como prebenda por el cargo que ostentaba Matas, hasta un total de 42.111 euros.

CASTILLO

Al respecto, preguntada por el fiscal Pedro Horrach, Castillo ha manifestado que, pese a la relación de amistad que mantenía con Matas y conocer a Areal «desde pequeña», ninguno de los dos le comentó que entre 2005 y 2006 la mujer del expresidente prestó servicios para un despacho de asesoría fiscal y en 2007 para el hotel Valparaíso.

PUIG Y FLAQUER

En términos similares se han expresado Puig y Flaquer. En el caso de la extitular de Presidencia y Deportes, ha explicado que a Areal la conocía de forma «esporádica» de cuando coincidían en algún acto de partido con motivo de su candidatura en la lista del PP al Consell de Mallorca, de cara a las elecciones autonómicas y municipales de 2007. Tras precisar que no tenía amistad con ella, Puig ha apuntado que no sabía que Areal había desarrollado trabajos en Martorell Asesores Tributarios y en el Valparaíso.

Mientras tanto, Flaquer ha apuntado que con Matas, además de ser compañeros de partido, tenía «cierta relación de amistad» y conocía a su mujer, pero desconocía que trabajara en los anteriores puestos. «Lo supe después, a través de los medios de comunicación», ha manifestado el exconseller quien, preguntado por el abogado del expresidente en el sentido de si «le hubiera parecido bien que Areal se le hubiera presentado como relaciones públicas para contratar con la Administración», ha respondido que no se lo ha planteado aunque «tal vez no hubiera sido lo más ético».

‘PEPOTE’

Finalmente, ‘Pepote’ Ballester ha recordado que la relación que tenía con Matas era «profesional» por haber sido director general bajo su último mandato, y «política» por haber desempeñado un cargo político con él. En el mismo sentido que sus excompañeros del Govern, ha manifestado que conocía a Areal pero nadie le comentó que trabajara en el hotel de Ramis o en el despacho de asesoría fiscal. El exregatista ha recordado que tenía una relación «fluída» con el matrimonio en la que no se incluía «cenas de Nochevieja u otros eventos».

Con la declaración de los exaltos cargos, el fiscal pretendía demostrar que ni siquiera los compañeros de partido de Matas sabían de las relaciones laborales de Areal, con el objetivo de acreditar, junto a otras pruebas, que en realidad nunca llevó a cabo los trabajos para los que fue aparentemente contratada.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído