El consejero de Hacienda ha participado en una jornada sobre morosidad pública organizado por Fedeto

La morosidad del Gobierno regional comienza a ser solo un mal recuerdo… del PSOE

El Ejecutivo regional ha reconducido las cuentas “para que no vuelva a generarse nunca ni un solo euro de agujero en la tesorería”

La morosidad del Gobierno regional comienza a ser solo un mal recuerdo... del PSOE
Beteta y Romaní. PD.

Romaní ha recordado que a 31 de diciembre de 2011, una vez terminado el proceso de contabilizar todo lo que había pendiente, en Castilla-La Mancha se debían 11.000 millones de euros

El consejero de Hacienda de Castilla-La Mancha, Arturo Romaní, ha anunciado que el Gobierno de María Dolores Cospedal ha conseguido pagar el presupuesto corriente en un 92,7 por ciento. Durante su intervención en la jornada «Soluciones para erradicar la morosidad pública», organizada por FEDETO, y a la que ha asistido el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, Romaní ha asegurado que «el Gobierno regional ha conseguido terminar «casi del todo con el acumulado pendiente».

Tal y como ha detallado el titular de Hacienda, a día de ayer, 9 de diciembre, el 92,7 por ciento de las obligaciones de pago contabilizadas estaban pagadas, «sin contar que hay algunas obligaciones van a ser pagadas por alguno de los mecanismos que están ahora en curso».

«Es muy oportuno hablar sobre morosidad pública en Castilla-La Mancha, porque es un problema gravísimo que ha arrastrado a muchas familias y empresas de esta región. Es positivo analizar los orígenes y las causas de la morosidad pública para dar el diagnóstico adecuado y la solución más acertada para erradicarla, pero también para evitar que vuelva a ocurrir nunca más», ha recalcado Romaní.

Los orígenes, una deuda de 11.000 millones

Sobre los orígenes de este desfase, Romaní ha recordado que a 31 de diciembre de 2011, una vez terminado el proceso de contabilizar todo lo que había pendiente, en Castilla-La Mancha se debían 11.000 millones de euros, 7.000 millones a entidades financieras y 4.000 millones a entidades locales, particulares, empresas, entidades sin fines de lucro y entidades públicas y privadas de toda clase. «Esto no es ningún argumento sobre la herencia recibida, sino una realidad contante y sonante», ha constatado.

Tal y como ha explicado Arturo Romaní, la deuda de la región se había originado por la política presupuestaria del Gobierno anterior, que gastó 8.000 millones de euros más de lo que ingresó en una sola legislatura., de los que 4.000 quedaron sin financiar, dando origen a la consiguiente morosidad pública.

No obstante, lo positivo, en palabras del consejero, es la solución que ha conseguido dar el Gobierno de Cospedal, en colaboración con el Gobierno de España. Así, ha agradecido personalmente al secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, su sensibilidad con este grave problema y la rapidez con la que ha actuado el Gobierno central para solventarlo.

Solución del Gobierno de Cospedal

El titular de Hacienda ha señalado que «la solución se ha basado en dos actuaciones: en primer lugar, conseguir pagar esos 4.000 millones de euros de deuda acumulada, para lo cual ha sido muy importante la colaboración que ha prestado el Estado». En segundo lugar, ha añadido el consejero, «está la parte que es responsabilidad única del Gobierno regional», que ha consistido en «ajustar las cuentas para que no se genere ni un euro más de agujero de tesorería. Y esto es lo que ha hecho el Gobierno de Cospedal, reconducir las cuentas sin perder ni un solo día, y así, desde el primer ejercicio presupuestario, Castilla-La Mancha ya cumplió con el objetivo de déficit».

Por último, Arturo Romaní ha subrayado que todo esto demuestra que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha tenido capacidad de gestión para asumir un problema tan grave como el de la morosidad pública. «Estamos ya casi al final del proceso de erradicación de la morosidad, y yo creo que vamos a empezar 2014 en buenas condiciones de pagos, cumpliendo con los plazos de la ley de morosidad», ha subrayado.

«El Gobierno de Cospedal está comprometido con las reformas estructurales que necesita este país para conseguir el crecimiento económico y la creación de empleo, y una de las reformas estructurales imprescindibles para ello era acabar con la lacra de la morosidad pública», ha concluido.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído