Las ONGs dicen que 100.000 andaluces podrían vivir de los contenedores

Andalucía se ha convertido en la Comunidad Autónoma más pobre de España

Según los datos del Eurostat de este año, lidera la pobreza en España con el 38,6% de su población

Andalucía se ha convertido en la Comunidad Autónoma más pobre de España
Pobreza, mendigos, crisis económica. CE

La comunidad autónoma es la primera en la lista en ejecución hipotecaria y la tercera en número de deshaucios

La dramática historia de la famililia de Alcalá de Guadaíra, a expensas de las conclusiones de la investigación policial, ha destapado la triste situación que vive Andalucía.

Según informes de distintas instituciones y sibre todo de ciertas ONGs no dependientes de la Junta, Andalucía se ha convertido en la comunidad de España más pobre de España con un 38,6% de población sin recursos económicos mínimos y con 100.000 personas viviendo de los contenedores.

En el conjunto del país, 600.000 personas viven así. España, Grecia y Rumanía, los países de la UE con más población en riesgo de pobreza

Según los datos del Eurostat de este año, Andalucía lidera la pobreza en España con el 38,6% de su población. Hasta ahora, Andalucía ocupaba la quinta posición por detrás de Extremadura, Murcia, Ceuta y Melilla.

Además, esta comunidad autónoma es la primera en la lista en ejecución hipotecaria y la tercera en número de deshaucios.

Asociaciones como la Red de la Lucha contra la Pobreza alertan de esta situación que subraya la velocidad de vértigo con el que ha aumentado en esta región la pobreza en los últimos meses.

Como prueba, un botón: en un año, Andalucía ha crecido esta variable en ocho puntos, situándose la primera del ránking y convirtiendose en la comunidad más pobre de España.

La solución de la Junta

Este lunes, 16 de diciembre de 2013, el vicepresidente del Gobierno andaluz, y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, abogaba por poner en marcha un «plan estratégico contra la pobreza» en Andalucía tras el «drama» registrado este fin de semana en Alcalá de Guadaíra (Sevilla), en el que tres miembros de una misma familia han muerto por una posible intoxicación alimentaria.

Se trata, según ha precisado a propósito del plan, de «pararse y poner encima de la mesa todas las medidas que sean necesarias» para que «no haya familias que puedan morir por una intoxicación derivada del consumo» de alimentos.

Lo cual pasa, según ha abundado, por garantizar «suministros vitales en alimentación y energía, ya sea agua como electricidad», además de por «seguir luchando por que la vivienda sea un derecho de la ciudadanía».

«El suceso de Alcalá pone de manifiesto que no se puede seguir la dinámica de construir una sociedad con niveles de desigualdad tales que provoquen que haya familias que puedan morir por una intoxicación por el consumo y haya personas que no tengan el mínimo vital para vivir».

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído