Inés Rojas, consejera de Políticas Sociales del Gobierno de Canarias (CC)

Así se aferra al cargo una política española: «Dimitir es de cobardes»

Los consejeros de esta autonomía cobran una cantidad media de dinero superior a los 80.000 euros

Como guacamayo a la percha. Así se agarran algunos al puesto y al sueldo en en esta España nuestra

Como guacamayo a la percha. Así se agarran algunos al puesto y al sueldo en en esta España nuestra.

«Dimitir es de cobardes»: la consejera de Políticas Sociales del Gobierno de Canarias (CC) descarta irse, no quiere dejar su cargo pese a las las críticas sobre su gestión.

En una entrevista en la Cadena Ser, Inés Rojas responde así a José Manuel Ramírez, presidente de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales de España, que la responsabilizó de la «nefasta gestión» de las ayudas en Dependencia.

Mala gestión

Según el Observatorio Estatal para la Dependencia, impulsado por la organización de Ramírez, Canarias es la segunda autonomía española que peor gestiona la dependencia, con 0,8 puntos y sólo por detrás de la Comunidad Valenciana.

De hecho, siempre según estos datos, 4.000 personas han fallecido esperando la ayuda y 12.739 la siguen esperando aún, cifras por las cuales esta organización pidió la dimisión de su responsable.

Este caso es excepcional: en el archipiélago, más del 50% de los dependientes con derecho reconocido no han recibido la prestación económica, mientras que la media estatal es de un 20%.

El PP también criticó a Rojas, de quien dijo que estaba «colapsada«.

La justificación de Rojas

Aunque la consejera admite los datos, se escuda en que los datos no hacen referencia a que en la actualidad el Gobierno central «no permite darlas».

Así, Rojas señala que la implantación de la Ley de Dependencia desde 2007 no ha sido «un camino de rosas», antes de señalar «muchísimas dificultades».

«Es verdad que lo debemos, en la inmensísima mayoría lo debemos», afirmó la consejera, que añadió que el Gobierno canario ha priorizado los servicios demandados por la sociedad durante la crisis económica. Una deuda que «tenemos que pagar», aunque no precisó cuándo.

«A algunas personas nos ha tocado estar en política aquí y en este momento tan duro y les puedo asegurar que habrá cosas que no se habrán podido hacer, pero dejación no ha habido».

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído