El ex futbolista catalán del Depor Albert Luque, también en primera fila en la presentación del MOV

Paco Vázquez, ex alcalde socialista de la Coruña, se apunta a Ciudadanos

Albert Rivera presenta su movimiento como "amenaza" para los partidos tradicionales en Galicia

Tres precandidatos de C's a las europeas: Javier Nart, Juan Carlos Girauta y Carolina Punset

Francisco Vázquez, histórico dirigente socialista gallego y alcalde de La Coruña durante 23 años, de 1983 a 2006, ha sido una de las dos caras emblemáticas de la ciudad que han dado su apoyo este sábado a la presentación de Movimiento Ciudadano (Mov), la plataforma impulsada por Ciutadans, en su presentación en tierras gallegas.

La otra ha sido el ex futbolista catalán del Deportivo Albert Luque (Es hora de actuar).

Vázquez ha seguido en primera fila el acto de Mov, junto al asiento del líder de Ciutadans, Albert Rivera, con quien se ha dejado fotografiar mientras conversaban.

Contra un país «de taifas»

En su intervención, Rivera ha calificado a C’s de «amenaza democrática» para los partidos tradicionales, que cree que están «obsoletos» y que «no convencen» a los ciudadanos.

Rivera también ha destacado que, en las próximas elecciones europeas del 25 de mayo, los españoles «se juegan un proyecto de unión», y no «de taifas» (El manifiesto).

El acto ha contado con la presencia de los tres precandidatos -sus nombres se tienen que certificar en unas primarias- de C’s a las europeas: Javier Nart, Juan Carlos Girauta y Carolina Punset.

Con el Auditorio Arao –que tiene capacidad para casi 500 personas– del Palexco de A Coruña casi lleno, el líder de Ciutadans ha dado a conocer las líneas políticas de Movimiento Ciudadano, una plataforma con la que busca difundir en toda España unos principios de regeneración política, en donde tiene cabida desde ideas de corte liberal, pasando por la apuesta por los derechos civiles hasta la defensa de la unidad de España, y que no descarta convertirse en un partido a nivel estatal.

De este modo, ha desgranado «el gran reto que tiene este Movimiento Ciudadano» que, aparte de reunir firmas en su apoyo –van más de 50.000–, cuenta con un manifiesto que tiene como ejes una reforma de la ley de financiación de partidos y de la Ley Electoral, separación de poderes, un pacto por la educación y una reforma de la administración local.

En una ciudad gobernada con mayoría absoluta por el PP, Rivera no ha dudado en llamar al voto para Ciutadans cuya candidatura para las europeas cuenta con los abogados Javier Nart y Carolina Punset –hija del divulgador científico Eduard Punset– y con el escritor Juan Carlos Girauta, todos presentes este sábado en La Coruña.

Entre otros asistentes, se encontraban también quien fue candidato a la Presidencia de la Xunta con UPyD, José Canedo, ahora desvinculado de esa formación; así como el exfutbolista del Deportivo Albert Luque.

Tras ser presentado con el público en pie y bajo una ovación, Albert Rivera ha afirmado que en las europeas los ciudadanos «se juegan un proyecto de unión» y «no de taifas».

«Me gustaría ver en el Parlamento europeo que en España, a pesar de que este país está mal, queremos ser europeos».

Así, cree que «si Ciutadans consigue entrar en el Parlamento (Europeo), como dicen las encuestas, se dará un gran empuje» a España y Europa.

«Nosotros no somos el voto protesta, somos el voto propuesta».

Todo ello en una presentación que ha durado unas dos horas y ha tenido una cuidada organización. De hecho, ha incluido a presentadores como el televisivo Albert Castillón, ha contado con azafatas y miembros de seguridad, así como con seguimiento en Twitter del evento a través de un ‘hashtag’ propio, ‘photocall’, retransmisión en directo por Internet y la emisión de diversos vídeos editados de actos en otras ciudades.

«CAMBIAR LAS REGLAS DE JUEGO»

Más allá de las propuestas de C’s para las europeas, Rivera ha centrado su intervención en el proyecto de Movimiento Ciudadano a nivel estatal, del que ha avanzado que el próximo otoño «va a ser importante», porque «ustedes van a decidir si Ciudadanos se convierte en una opción electoral o no» en las próximas elecciones generales.

«Somos una amenaza democrática, porque a los demócratas lo que nos da munición son las urnas y una elección».

De esta manera, ha comenzado a desgranar un ideario para «ilusionarse» frente a una lucha de «rojos contra azules y de azules contra rojos del siglo XIX» que, a su juicio, defienden los grandes partidos.

A este respecto, ha dejado claro que los que gestionan instituciones «tienen que ser democráticos y transparentes», porque muchos partidos «no lo son».

«Los partidos políticos no son ejércitos ni dogmas».

Tras abogar por una Ley electoral «más justa» y listas abiertas, ha criticado al actual sistema judicial en el que el Tribunal Constitucional esté en manos de alguien con «carné del partido que gobierna», a la vez que ha censurado que haya una diputada del PP al frente de la CNMV.

En cuanto a las administraciones públicas, ha apostado por que «sirvan a los ciudadanos» y no al revés, además de criticar que «se blinden a las diputaciones». También ha lamentado la situación de la educación, que «cada cuatro años cambia la ley», «con un 32 por ciento de fracaso escolar», que «está recortando en investigación», por eso, «por mucho que algunos controlen la prima de riesgo, aquí no va a quedar ni su prima».

Así las cosas, ha resumido que «se trata de cambiar las reglas de juego para que gobierno quien gobierne no haga lo que hace Rajoy», de forma que ha acusado al presidente del Gobierno de que «no se ha enterado de que ya hay muchos españoles a los que la crisis se los ha llevado por delante».

En esa línea, ha cuestionado «de qué sirve un país atractivo para los inversores extranjeros si no lo es para los españoles», pues «ya está bien de justificar» recortes y corrupción por «los que tienen que prestar dinero» a España.

CRÍTICAS A MAS

Varios de las críticas de Albert Rivera han ido a «las barbaridades» de Artur Mas y el proceso independentista en Cataluña para asegurar que «menos mal que hay leyes, porque si no imagínate lo que pasaría».

«Creo en la libertad, no en los destinos escritos».

Así, ha censurado que Mas esté anclado, a su parecer, en el enfrentamiento entre catalanes y la monarquía borbónica de 1714, al tiempo que Rivera ha arremetido contra aquellos empeñados en «inventarse y revisar la historia de 1714».

OTRAS INTERVENCIONES

Entre las diversas intervenciones que ha habido este sábado en A Coruña, entre las que se encontraban 14 ciudadanos gallegos, el abogado Javier Nart ha cargado contra el espacio de la política «corrompido y prostituido» actuar para denunciar que «si ya era terrible la dictadura del proletariado», «ya ni les cuento la dictadura del secretariado».

Por su parte, la también abogada Carolina Punset ha cargado las tintas en que «parece que la política sólo sirve para pegarse tiros desde las trincheras de rojos y azules», por eso ha apelado al «sentido común y solidaridad» de los gallegos, porque «en Galicia sabéis mucho» y ha puesto como ejemplo a los miles de voluntarios que recogieron chapapote «sin pensar qué ideología tenía el de al lado».

También ha hablado el controlador aéreo César Cabo, que se ha definido como «medio gallego» –de madre gallega– para denunciar la emigración que afecta a la sociedad y apostar por que «la gente tenga la libertad para elegir» si quiere emigrar o quedarse.

Por la parte gallega, ha sido Unión Coruñesa, con su presidente Carlos Marcos al frente, quien ha defendido adherirse al manifiesto de Movimiento Ciudadano.

«Queremos recorrer ese camino con vosotros desde ‘La Coruña».

‘LA CORUÑA’

En el acto, la mayoría de los que han tomado la palabra han optado por emplear en decenas de ocasiones el término ‘La Coruña’ en vez del único oficial que es A Coruña –la ley de normalización lingüística, aprobada por unanimidad en 1983 en el Parlamento reconoce los topónimos gallegos como las únicas formas oficiales–.

Precisamente el exalcalde herculino Francisco Vázquez, presente en el acto, siempre ha defendido el uso de la ‘L’ en el topónimo de A Coruña. Asimismo, a lo largo del extenso acto se han empleado otros topónimos no oficiales como río ‘Anllones’ en vez de Anllóns.

Si bien, el gallego ha estado presente en el fin de la intervención de Albert Rivera, que ha acabo hablando en idioma gallego e incluso ha citado la letra del Himno para asegurar que «os tempos son chegados», pues cree que el texto de Eduardo Pondal «tiene razón».

«Los tiempos son llegados», y ha dicho que le «da igual el idioma y el lugar en el mundo» para defender esa máxima.

«Juntos podemos», ha concluido entre una sonora ovación.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

SILLAS DE OFICINA

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído