Tras el ataque a Pearl Harbour, la marina de EEUU compró el 'SS Delphine' para orgullo del Almirante Ernest King

Echa anclas en Mahón el buque insignia de la flota de EEUU en la II Guerra Mundial

Mide 79 metros de eslora y se botó en abril de 1921 para los Dodge

En la actualidad tiene base en Mónaco y sus dueños lo tienen en venta por un precio que ronda los 29 millones

El barco ‘SS Delphine’, un yate de lujo que en la Segunda Guerra Mundial fue buque insignia de la flota de EEUU, se encuentra amarrado en el puerto de Mahón desde la mañana de este domingo 9 de febrero de 2014, y permanecerá atracado hasta este martes 11 de febrero, cuando retomará su rumbo original hacia Barcelona.

La embarcación estaba siendo remontada desde Túnez hacia la capital catalana cuando uno de los cabos que unía las embarcaciones se rompió, por lo que, ante la amenaza de temporal, sus responsables optaron por hacer escala en Mahón para resguardarse, han informado fuentes portuarias.

El navío ha entrado en el puerto natural pasadas las 9.00 horas con un remolcador a proa y otro a popa y quedó atracado en el muelle de cruceros. 

SU HISTORIA

El ‘SS Delphin» mide 79 metros de eslora y se botó en abril de 1921 para la familia Dodge, conocida por su fábrica de coches en la ciudad de Detroit.

En 1941, y tras el ataque a Pearl Harbour, la marina de EEUU compró el barco para que fuera el buque insignia del Almirante Ernest King, comandante en jefe de la flota estadounidense y jefe de las operaciones navales en la II Guerra Mundial. 

Para esta función se le cambió el nombre por el de «USS Dauntless».

El buque fue escenario de varias reuniones entre King y líderes mundiales de la época como el presidente Roosevelt, tanto durante el conflicto como en los meses inmediatamente posteriores a la capitulación de Japón.

En 1945, la familia Dodge recuperó el barco, y desde entonces se ha utilizado tanto como navío para marineros en formación como para cruceros de lujo.

Ha alternado su nombre entre ‘Dauntless’ y ‘Delphine hasta que en 2003 la princesa Estefanía de Mónaco le recuperó su nombre original.

En la actualidad tiene base en Mónaco y sus dueños lo tienen en venta por un precio que ronda los 29 millones de euros.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído