Diario de un NO nacionalista

¿Izquierda bolivariana y progresismo chavista?

¿Izquierda bolivariana y progresismo chavista?
Willy Meyer. CT

“…suelen aparecer unos referentes de “izquierda” trasnochados e irracionales como el chavismo –imagino que los petrodólares venezolanos también sirven para comprar espacios en la arena sociopolítica española-, defendiendo la política antimperialista venezolana como antaño se apoyaba el internacionalismo proletario que tapaba el totalitarismo que sufrían los ciudadanos de los países del este…”

El pasado miércoles día 26 de febrero tuve la oportunidad de escuchar la entrevista en RNE al candidato a las elecciones europeas por Izquierda Unida, Willy Meyer, en algunos momentos de dicha entrevista creí vivir en un flashback político, me detuve a observar mi alrededor por si había vuelto a los años ochenta, a la izquierda que combatía con ahínco los desmanes imperiales de EE.UU. pero defendía con aplomo el despotismo de las dictaduras comunistas…pero no, no había entrado en ninguna puerta temporal, seguía viviendo en el turbulento siglo XXI.

Según el eurodiputado Meyer Izquierda Unida es una “…izquierda anticapitalista, izquierda antimperialista…somos una fuerza política que a la izquierda de IU no hay nadie…una política programática anticapitalista y antimperialista…”, ¿de verdad ese es el mensaje que nos ofrece la izquierda para afrontar una realidad social tremendamente compleja y una geopolítica multipolar sin un actor con energías y/o voluntad política para actuar como gendarme mundial?

¿Qué significa una política anticapitalista?, más allá de la soflama ¿qué tipo de sistema económico propone IU?, ¿un sistema de mercado ineficiente hasta empobrecer a la población, eso sí, subvencionado gracias a unas inexistentes reservas petrolíferas?, ¿qué sentido tiene ser antimperialista –más allá de las palabras huecas- cuando el supuesto “imperio” se está replegando a sus fronteras? y ¿qué significa estar más a la izquierda que nadie?, ¿en qué modelo de sociedad está pensando?

Hubo otro momento en las declaraciones de Willy Meyer que parecía retrotraerse aún más en el tiempo, era como si recitara a través de los micrófonos los “Manuscritos económicos y filosóficos de 1844” de Karl Marx, decía el candidato “el Parlamento es como una asamblea… nosotros representamos a los trabajadores…otros a la banca, a la oligarquía, a los terratenientes…”, ciertamente, parece que se olvidó nombrar a la aristocracia y a los que se aún se enseñoreaban de pertenecer al Antiguo Régimen.

Quizás sea una casualidad, pero en las intervenciones públicas del profesor de Ciencias Políticas, Pablo Iglesias, suele aparecer este mismo tipo de discurso, aquél que busca el aplauso fácil, aquél trufado de populismo pero que no enfrenta los problemas reales de las sociedades posmodernas, aquél que sabe exponer muy bien el qué hay que hacer pero esconde lo más importante de la política: el cómo hacerlo

Y en ese cómo, en ese programa que debe estar pegado a la realidad, suelen aparecer unos referentes de “izquierda” trasnochados e irracionales como el chavismo –imagino que los petrodólares venezolanos también sirven para comprar espacios en la arena sociopolítica española-, defendiendo la política antimperialista venezolana como antaño se apoyaba el internacionalismo proletario que tapaba el totalitarismo que sufrían los ciudadanos de los países del este.

En concreto, el Sr. Meyer declaraba que “…me preocupa que haya un intento de desestabilización del gobierno de Nicolás Maduro…detrás de esa desestabilización es muy posible que esté el Departamento de Estado y yo estoy convencido que la derecha europea…Venezuela es un país absolutamente libre, se encarcela a gente que comete delitos…la libertad de prensa es una libertad garantizada…”, si quitamos las referencias a Maduro y Venezuela ¿no es la misma estructura narrativa que apoyaba el comunismo de las dictaduras del “otro lado del telón de acero”?, ¿qué entiende IU por libertad de prensa?

¿Esta es la izquierda que nos merecemos?, ¿está a la altura de la política actual?, ¿acaso no se puede defender causas como la justicia social sin proponer un rancio igualitarismo?, ¿por qué el estar a la izquierda de la izquierda parece ser jugar con planteamientos totalitaristas?, ¿acaso plantear un discurso a la izquierda de la izquierda no deja huérfano un espacio político dónde verdaderamente pueden  resolverse los problemas, contradicciones e injusticias de nuestra sociedad?, ¿acaso no han encontrado un programa político que ocupe el espacio dejado por un PSOE desnortado tras la era ZP?

Por último una reflexión, decía el eurodiputado de Izquierda Unida respecto al desafío del nacionalismo catalán que se “…trataba de un problema política entre la administración central y Cataluñalas posiciones de ambas partes están muy poco proclives al debate y al diálogo…”, esto es, parece que Cataluña sea un sujeto político unívoco, que el presidente Rajoy debe dialogar con quienes pretenden saltarse las normas y las leyes establecidas

Pero, ¡atención!, cuando se le pregunta por cómo resolver la inestabilidad política de Venezuela responde: “…me gustaría que todos estos intentos de desestabilización se pararan…y todo se resolviera conforme a la Constitución de Venezuela…”, entonces ¿no debería hacer lo propio el Gobierno de España?, ¿resolverlo conforme a la Constitución española tal y como pide que ocurra en Venezuela?, y si es así ¿por qué no defiende esto mismo en sede parlamentaria?.

Te puede interesar

MARCAS

TODAS LAS OFERTAS DE TU MARCA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas online de tu marca favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído