"Hice lo que no me gustaba para que mis agricultores tuvieran subvención"

José Antonio Monago: «Si por ser sensible con temas sociales te dicen ‘barón rojo’, bienvenido sea»

Hijo de guardia civil, nieto por parte materna de un cartero y bombero antes de doctorarse en Derecho

Con el aborto me han dado por todos los lados, pero sigo apelando al máximo consenso y defiendo mi posición

Muchos, incluido un buen sector del PP, le tachan de verso suelto, le llaman ‘barón rojo’ o se refieren a él, despectivamente, como ‘El Bellotari’.

José Antonio Monago, presidente de Extremadura, es un tipo peculiar. Hijo de guardia civil, nieto por parte materna de un cartero y bombero antes de doctorarse en Derecho, es aficionado a la bicicleta, amante de la fotografía y del ala delta.

Dista mucho Monago del perfil típico de un presidente autonómico.

Natural de Quintana de la Serena, educado en la escuela pública, en 2008 fue elegido para una misión que parecía imposible: arrebatar a los socialistas su feudo extremeño. Como dijo Rajoy en 2011, «la victoria en Extremadura va a ser la monda».

En 2011, Monago gana las elecciones, pero necesitará a Izquierda Unida para gobernar. Un acuerdo al que muchos señalan como el motivo de que la voz de Monago se haya convertido en una de las discordantes con el discurso del partido: «Que me critiquen por buscar el consenso, pues bendita sea la crítica».

Defensor del PER, del impuesto de patrimonio y de la intervención del Estado en caso de ser necesaria, asegura que no se puede ser liberal en Extremadura: «Las buenas ideas no tienen color político y los únicos colores a los que me debo son a los de mi bandera, la de Extremadura».

Así, ha contestado a las medidas de austeridad del Gobierno central con una importante bajada del IVA cultural y con una rebaja del IRPF autonómico: «Mientras otros suben impuestos, yo sólo he necesitado dos años para bajarlos».

Se ha mostrado contrario a los recortes a los pensionistas y al copago farmaceútico:

«El efecto que tendría eso en las cuentas regionales sería muy pequeño, pero grande para los bolsillos de los extremeños».

Y ha dejado clara su posición respecto a una ley del aborto que no acaba de convencerle: «Cuando no hay consenso esa norma tiene una fecha de caducidad».

Férreo defensor de la solidaridad entre comunidades autónomas, han sido muy sonados sus enfrentamientos con Cataluña: «Si ten collons, dímelo a la cara».

Eso sí, niega de manera contundente cualquier animadversión:

«Tengo más familia en Cataluña que en Extremadura. Yo no puedo desearle nada malo a Cataluña porque no puedo desearle nada malo a mi familia. Pero la pregunta la podía hacer yo por pasiva: ¿Qué es lo que tiene Cataluña con el resto de España?».

Este sábado, 8 de marzo de 2014, compareció en el plató de ‘La Sexta Noche’ y tras una breve charla con el el presentador, se sometió a una rueda de preguntas que le lanzaron Nativel Preciado, Cristina Pardo, Eduardo Inda y Alfonso Rojo, director de ‘Periodista Digital’.

«Si por tener sensibilidad por temas sociales te llaman ‘barón rojo’, bienvenido sea».

Así de contundente arrancó Monago, antes de negar que le haya reñido Rajoy o le sacudan desde la sede de Génova 13:

«En el partido nadie me ha dicho nada negativo; la esencia de la democracia es que cada uno puede decir lo que piense».

No obstante, el presidente extremeño reconoció que algo le han sacudido:

«Con el aborto me han dado por todos los lados, pero sigo apelando al máximo consenso y defiendo mi posición».

Dedicó tiempo y argumentos a la financiación autonómica. El ‘barón rojo’ popular dijo entender que «haya catalanes que se quieran independizar, pero insisitió en que no se puede dar la razón por un pataleo».

«Voy a combatir con todas las armas para que haya solidaridad en el modelo de financiación autonómica, porque no queremos que haya dos Españas».

A preguntas de Alfonso Rojo, reconoció que las encuestas le otorgan ahora la mayoría absoluta en las elecciones autonómicas de la que se quedó a un escaño hace tres años e insistió en mandar mensajes cariñosos a Izquierda Unida, con cuya abstención logró la presidencia:

«En Izquierda Unida han sido muy valientes y razonables en todo momento, y eso lo tengo que valorar».

Negó ser prisionero de IU y a la pregunta de si veía a Mariano Rajoy haciendo un pacto ‘antinatura‘ como el suyo, pontificó:

«Ojalá viera a Rajoy pactando con Izquierda Unida para gobernar en 2015. Querría decir que hemos avanzado mucho en la sociedad española».

Respecto a las medidas que ha tomado estos tres años, muchas de las cuales ni iban en el programa del PP ni cuadran mucho con el ideario aparente de los populares, explicó:

«Cuando yo tomé posesión, Extremadura era la segunda comunidad con mayor déficit. Es objetivo número 1 para la Unión Europea porque su grado de convergencia es muy distantes. Y nos piden ajustar las cuentas públicos, y hacer algunos ajustes que a mí no me agradan, como poner el canon del agua o incrementar el céntimo sanitario. Lo he tenido que hacer para que mis agricultures reciban la política comunitaria. Y cuando se equilibraron las cuentas bajamos el IRPF al 90% de los extremeños».

«Hemos reducido los coches oficiales, hemos rebajado los sueldos de políticos, hemos limitado por ley el mandato a ocho años, y he propuesto más medidas de regeneración de la vida política extremeña».

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído