Diario de NO nacionalista

ANC: ¿gobierno en la sombra o la sombra del gobierno?

ANC: ¿gobierno en la sombra o la sombra del gobierno?
La presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell. ANC

“… ¿Cómo es posible que una entidad privada como la ANC (con 28.000 miembros) pueda controlar tanto la acción de gobierno como la agenda política?… se erigen en voz y voto de todos los catalanes, como legitimados para presionar a los legítimos representantes de la ciudadanía catalana, todo ello con la connivencia y colaboración de las instituciones públicas catalanas.

Los planteamientos pretendidamente “ilusionantes”, el lenguaje metafórico, el recurso a lo bucólico, el romanticismo historicista con el que el nacionalismo ha tejido un espeso velo de manipulación más o menos soft, va tornándose más tosco, más agresivo, más incómodo, más excluyente, más determinista, esta corrupción del lenguaje, de las formas, es directamente proporcional a la degeneración y a la instrumentalización de la democracia.

Degeneración democrática en forma de polarización de la política, reducir el debate sociopolítico a un juego de suma cero, atizar la fractura social como método de agitación social, preferir la anomia a lo harmónico, transformar la arena sociopolítica en arena de circo (romano), hacer pasar por imperativo categórico lo que no es más que dogma, preferir una sociedad manipulada a una informada, ocultar tras argumentos racionales lo que no es más que misticismo trasnochado.

Esta es y ha sido la tónica de los partidarios de la “construcción nacional”, han creado un relato fantástico, teológico, en el que las consecuencias de las decisiones son falseadas u ocultadas, sus resultados se asemejan más a la soteriología que al cálculo racional y sincero de coste/beneficio, dónde los derechos individuales son machacados por la ansiedad totalizante, dónde la sagrada esfera del ciudadano es constantemente asaltada por corsarios mediáticos y comisarios de la política esencialista, dónde el todo (la supuesta nación) es mucho más que las partes (los derechos de las personas).

Toda esta endiablada situación, este callejón sin salida al que nos han empujado (y nos hemos dejado empujar) los independentistas, se está tornando peligroso, ya no son (solo) planes ilegales, no, nos llevan hacia escenario de ruptura antidemocrática, de totalitarismo descarnado, para demostrar lo dicho hasta aquí solo hay que leer la “hoja de ruta” de la Assemblea Nacional Catalana, cuando dicen cosas como “…En cualquiera de los escenarios, el proceso ya es irreversible. Y lleva necesariamente a la Declaración de independencia…”.

Estos que se llenan la boca de democracia, de “derecho a decidir (la independencia)”, de la “voluntad popular”, de que “solo quieren votar (la independencia)”,  en todos los escenarios previstos en las calenturientas mentes asamblearias, se votase lo que se votase en un hipotético referéndum de autodeterminación, el “proceso” es irreversible, conduce “necesariamente” a la independencia, parece que lo que opinen los catalanes es irrelevante frente a la Causa, si nos damos cuenta, este espíritu de predeterminación también contamina al que debería ser el representante de todos los catalanes.

Un Presidente de la Generalitat convertido en activista en pro de la independencia, en fiel seguidor y conseguidor de un colectivo privado como la ANC, una minoría entre la minoría independentista, unos pocos que parecen designados a ser la vanguardia de un “pueblo” catalán reducido a ser comparsa o súbdito de una realeza soberanista…

Parece que el principio de representación se ha reducido a un principio de lo asambleario, el principio de la publicidad en principio la opinión publicada, si la ANC apuesta por una Declaración Unilateral de Independencia (DUI), Artur Mas, se apresura a “no descartar al 100% la posibilidad de una DUI, tenemos al mayor cargo público de Cataluña que no descartar “al 100%” cometer un delito, ¿qué tipo de sociedad están creando?, ¿cómo es posible el grado de tolerancia de una sociedad como catalana ante propuestas que desbordan no ya el marco legal sino una mínima ética democrática?, ¿hasta qué punto han conseguido anestesiar a la ciudadanía de Cataluña?

¿Cómo es posible que una entidad privada como la ANC (con 28.000 miembros) pueda controlar tanto la acción de gobierno como la agenda política?, de su hoja de ruta se vislumbra cómo conciben y de qué premisas parten: “…Seguiremos empujando nuestros representantes políticos para que asuman la voluntad mayoritaria del pueblo catalán…”, se erigen en voz y voto de todos los catalanes, como legitimados para presionar a los legítimos representantes de la ciudadanía catalana, todo ello con la connivencia y colaboración de las instituciones públicas catalanas.

Sus objetivos confesos son: “Conducir el proceso hacia la declaración de independencia de la forma más ordenada posible, pacíficamente y lo antes posible…” y los partidos políticos deben “…reforzar la seguridad interna y la capacidad de colaborar en la autoorganización civil…” o “…En cada pueblo y barrio de las ciudades catalanas habrá que estructurar » organizaciones unitarias «…”, esto es control del territorio, además es todo unánime, terroríficamente unívoco…

Apelan a movilizaciones masivas y espectaculares, pero en sus palabras se descubre la manipulación, cuando dicen respecto al próximo 11 de septiembre “…La idea sobre la que debe girar la convocatoria es que el pueblo de Cataluña convoca la Consulta.”, es decir, parece que confiesen inconscientemente que este montaje de que la movilización parte de la gente es, precisamente eso, un montaje publicitario/ideológico, lo mismo como cuando leemos “…generar el clima de defensa de los derechos democráticos frente a quienes los niegan.”, no hablan de denunciar, mostrar, vislumbrar o ilustrar, no, hablan de “generar”…

A medida que avanza el texto, la hoja de ruta se convierte en un plan de sedición: “…habrá que recurrir la última etapa para demostrar que lo hemos intentado todo por la vía pacífica y democrática…”, parece que quieran legitimar y justificar escenarios “no pacíficos”, “no democráticos”, esto es solo la antesala de la locura de quien se cree estar en una “Sala de la Pelota” pero en verdad estarían más cómodos viendo cómo arden las instituciones democráticas en pos del Objetivo Final: “…debe concretarse en elementos como el control de las grandes infraestructuras y fronteras – puertos, aeropuertos, … – , la seguridad pública, las comunicaciones , etc.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído