"Extremadura no puede permitirse perder el valor democrático de una oposición sólida que mantenga a raya la floración de un gobierno en minoría"

El PSOE de Guillermo Fernández Vara no ‘poliniza’ en Extremadura

El PSOE de Guillermo Fernández Vara no 'poliniza' en Extremadura
Fernández Vara. EX

Usando como excusa que en los últimos años estamos asistiendo a una disminución alarmante de la población de abejas, Juan Pedro Sánchez Romero escribe en ‘El Periódico de Extremadura’ un análisis que por su notable originalidad reproducimos.

Se titula: «El PSOE no poliniza»:

En los años 90 desaparecían las abejas a un ritmo del 8% mientras que en la actualidad mueren un 30 o 40% de la especie.

Entre las razones de esta pérdida de población se encuentra principalmente el uso de insecticidas que afectan directamente a su sistema nervioso.

UNA SITUACION agudizada por el aumento del número de explotaciones agrarias que a la misma vez se verán perjudicadas con una disminución de la producción agrícola de hasta un 90% si no frenamos la desaparición de las abejas, uno de los agentes polinizadores más importantes del Planeta. De hecho, la vida de las abejas y la del ser humano van en paralelo. Como se titula el libro de la Fundación Biodiversidad, «Si desaparecieran las abejas, la vida sería casi imposible».

SALVANDO las distancias, algo parecido le sucede al PSOE. Desde que en mayo de 2010, Zapatero promulgara los primeros recortes de la historia de la democracia, el Partido Socialista se ha descalabrado en una pérdida súbita de votos, gobiernos, simpatizantes y militantes. 60.000 afiliados han roto su carné socialista en los últimos 4 años, 40.000 desde que Rubalcaba tomó los mandos de la nave de Ferraz.

NI SIQUIERA con Rajoy y el Partido Popular en su máxima efervescencia de recortes sociales, siguiendo y amplificando la estela de Zp, Rubalcaba y los suyos consiguen elevar anclas y alejarse de los suburbios de una oposición que no remonta el vuelo.

LA FALTA de un líder o líderes carismáticos, la indefinición de sus proyectos o sus propias guerras internas pueden ser razones que expliquen este desierto de apatía por el que ahora mismo caminan los socialistas que continúan con la duda de ser o no ser obreros y españoles. Pero como telón de fondo, se encuentra la pérdida de confianza de su electorado ideológicamente más cercano, la cual les está costando recuperar. Por ahora, su base electoral parece guardar cierto rencor a pesar del tiempo transcurrido.

EN Extremadura la rosa roja del PSOE tampoco consigue polinizar con plenitud. Ya en las elecciones autonómicas y locales de 2011 fueron menos las abejas que acudieron a sus estambres a saborear los granos de polen socialista. Pero la última intentona tampoco ha sido del todo productiva. Las abejas parlamentarias de Izquierda Unida continúan sin aterrizar en la rosa de Guillermo Fernández Vara .

A ESCOBAR, Casco y Nogales aún les dura y perdura el sabor amargo de aquel polen del maltrato hacia el pequeño. A día de hoy las abejas de la coalición prefieren que la flor de la que siempre han bebido por atracción lógica y natural, siga debilitándose y con ella el resto del ecosistema que un día compartieron y preservaron de las aves depredadoras de su espacio vital.

UN distanciamiento que flor y abeja parecen querer solucionar pero eso sí, a largo plazo. Al fin y al cabo ambos están condenados a entenderse. De hecho en más de una ocasión a lo largo de la legislatura han alcanzado acuerdos importantes dando la mayoría a la oposición en la Asamblea.

FERNANDEZ VARA ha dado el primer paso dejando atrás el rencor de la abstención «ProMonago» y en una floración primaveral sin precedentes, ha ofrecido un suculento cóctel de polen a las abejas de Izquierda Unida que por ahora prefieren seguir viviendo en tierra de nadie dejando que las aves y el pequeño viento a favor de la economía marquen su destino más inmediato. En ese banquete incluían un gran número de propuestas de Izquierda Unida e inclusó la rebaja del umbral electoral del 5% al 3%, la cual, estos tiempos atrás no salió adelante por no contar con el apoyo del PSOE.

LA MANO socialista ya está tendida para la próxima primavera. Reconocido el apoyo fidedigno de los regionalistas de Prex-Crex, el PSOE extremeño se ve obligado a madurar en primer lugar la estrategia de cara al electorado y de paso ir acercando posturas con Escobar y compañía.

EL PROXIMO otoño tendrán la oportunidad de eliminar todos aquellos insecticidas que dificultan la polinización electoral del PSOE a la vez que atraen a los polinizadores de la coalición. ¿Una nueva flor será la solución? ¿Un nuevo campo de amapolas? ¿O bastará con una simple pero contundente poda que reavive los tallos y haga florecer ideas y mensajes adaptados a la nueva política y a las nuevas circunstancias?

O QUIZAS su táctica sea ofrecer y ofrecer hasta poner en evidencia a Izquierda Unida como ya han intentado con la moción de censura. Y sólo así, con el mejor de sus atractivos polinizadores, atraer de nuevo al electorado de izquierdas que perdieron en la última primavera electoral de 2011.

UN AUTENTICO camino de rosas y espinas que no puede dilatarse más en el tiempo si pretenden salvar el modelo extremeño de la socialdemocracia. Por ahora, lo que está claro, es que la rosa no podrá vivir sin los diputados polinizadores de Izquierda Unida Extremadura.

Y SI el Planeta no puede permitirse la irresponsabilidad de ver desaparecer la población de abejas, Extremadura no puede permitirse perder el valor democrático de una oposición sólida que mantenga a raya la floración de un gobierno en minoría.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído