A la presidenta de Castilla-La Mancha no le gusta la campaña de signo "pitufo" (por el colorín azul) que le han montado a Arias Cañete

¿Sabes la razón por la que Cospedal se ha metido de lleno en campaña europea y no para?

Para el líder regional de los socialistas, Emiliano García-Page, lo que ocurra el domingo será el termómetro que mida si tiene o no posibilidades de presentarle batalla

Sea quien sea el culpable lo cierto es que en el PP ha habido un momento de pánico que les ha obligado a replantearse algunos aspectos de la campaña

Si alguien pensó que esta iba a ser una campaña electoral tranquila se equivocó de medio a medio. Se juegan mucho los dos grandes partidos políticos y sus líderes como para dejarlo todo en manos del azar y de lo que decidan a última hora las grandes bolsas de indecisos.

Además, el debate televisivo de Cañete y Valenciano dio un vuelco a la campaña que tuvo como primera consecuencia el cambio de mensajes y agendas y como segunda una mayor presencia pública de dirigentes del PSOE y del PP, unos para apuntarse a la victoria de la candidata socialista y otros para solucionar el roto del candidato «popular».

Es el caso de la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, una de las principales avalistas de Cañete y responsable en último extremo de lo que ocurra en estas elecciones en las que tanto se juegan su partido y ella misma.

Subraya El Digital de Castilla-La Mancha que a Cospedal no le gusta la campaña de signo «pitufo» (por el colorín azul) que le han montado a Arias Cañete y responsabilizan de la misma a uno de los principales colaboradores de la secretaria general, Carlos Floriano, a quien también le achacan los errores del candidato en el debate y la culpa de que asistiera a la mañana siguiente al programa de Susana Griso en Antena 3.

Sea quien sea el culpable lo cierto es que en el PP ha habido un momento de pánico que les ha obligado a replantearse algunos aspectos de la campaña.

En estas circunstancias Cospedal ha tenido que emplearse a fondo y lleva más de una semana que no para ni un segundo. Hay momentos en que más que en unas europeas parece metida en la campaña de las autonómicas por el alto número de actos en los que participa y los lugares distantes y distintos que visita cada día.

No solo está pateando las cinco provincias de Castilla-La Mancha sino que como número dos del partido se ha recorrido buena parte del mapa autonómico español. Pero es en la región donde ha centrado todo su esfuerzo.

Hasta da la impresión de que las elecciones del próximo domingo se dirimen en Castilla-La Mancha. Aquí se presentó por primera vez la candidatura del PP al europarlamento y aquí han estado más de una vez Rajoy y Arias Cañete.

Este último pasó en Castilla-La Mancha una jornada entera de su calendario de campaña visitando tres provincias de la región en un mismo día.

Y por aquí han pasado igualmente varios ministros y otros miembros relevantes de la candidatura europea (ayer mismo lo hizo Esteban González Pons).

El partido se ha movilizado completamente en la recta final y la totalidad de los miembros del Gobierno hacen campaña desplegados por todos los rincones de la región.

El resultado de las elecciones del domingo no lo decide Castilla-La Mancha pero se analizará muy atentamente lo que pase en esta comunidad autónoma. Cospedal necesita ganar las elecciones a nivel nacional y barrer literalmente en su propia región para consolidar su liderazgo como número dos del partido y como presidenta de los castellano-manchegos.

Lo que salga de las urnas el 25-M se leerá en clave de elecciones autonómicas.

Para Cospedal es un examen parcial cuyo resultado se interpretará como el respaldo o el rechazo de los ciudadanos a su gestión de los últimos tres años y tendrá unas consecuencias claras con vistas a las elecciones autonómicas de mayo de 2015.

Para el líder regional de los socialistas, Emiliano García-Page, lo que ocurra el domingo será el termómetro que mida si tiene o no posibilidades de presentarle batalla a Cospedal.

Si se confirman las previsiones de los sondeos y el PSOE, a pesar de la dura campaña ideológica y populista que está haciendo, pierde las elecciones el domingo, seguro que García-Page doblará sus esfuerzos para abrirse un hueco en el partido a nivel nacional. Por muchas razones, aunque esté irremediablemente condenado a ser el candidato regional.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído