Los resultados territorializados de las elecciones europeas no traen buenas noticias para los populares

Susana Díaz abochorna a Tomás Gómez y los barones del PP se inquietan

Lo ocurrido en las urnas es malo para el PP, pero desde luego menos malo que a lo ocurrido al PSOE a un año de las elecciones municipales y autonómicas

El único termómetro para medir la temperatura ciudadana a un año de las elecciones municipales y autonómicas y a año y medio de las generales

Populares y socialistas sabían que las elecciones de este domingo eran «la única encuesta fiable», en palabras de Carlos Floriano -coordinador de la campaña del PP-.

El único termómetro para medir la temperatura ciudadana a un año de las elecciones municipales y autonómicas y a año y medio de las generales.

Y ni para unos ni para otros son buenas noticias. Los barones regionales deben de haber puesto sus barbas a remojar después de ver los resultados territorializados, que se resumen en dos hechos: el PP experimenta una caída de 23 puntos en la Comunidad Valenciana y 19 en Madrid y el PSOE respira gracias a Andalucía, donde obtuvo la cuarta parte del total nacional de sus votos.

En concreto Susana Díaz superó al PP por 9,3 puntos (frente a los 8,5 de 2009), lo que supone la primera derrota para el recién llegado Juan Manuel Moreno, líder del PP regional. Ello hará al PSOE andaluz determinante en el nuevo ciclo que, sí o sí, debe abrir el partido tras la más que probable marcha de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Junto con Andalucía, el PSOE sólo ha sido la fuerza más votada en otras dos comunidades, y por escaso margen: Asturias, donde gobierna; y Extremadura, pese a la fracasada moción de censura que presentó recientemente Guillermo Fernández Vara.

A pesar del abultado descenso de los apoyos del PP en los feudos valenciano y madrileño, la sangre no llega al río gracias a que los socialistas están peor: Ximo Puig se deja 16 puntos, los mismos que Tomás Gómez, que pasa del 35,61% al 18,98% de los votos y toca fondo. No obstante los resultados comprometen el futuro de Alberto Fabra e Ignacio González, cuando Génova aún no ha decidido si serán los candidatos a las autonómicas.

El resultado catalán, con una participación dos puntos por encima de la media y diez puntos superior a la de 2009, también merece mención.

ERC supera a CiU por primera vez por casi dos puntos (23,67% frente a 21,85%). Mientras que los populares caen 8 puntos y al quinto lugar y los protagonizan la mayor debacle al perder la mitad de sus votos, pero se mantienen como tercera fuerza.

En Castilla-La Mancha, tierra de María Dolores de Cospedal, el PP se alza de nuevo como primer partido, pero pierde 13,6 puntos.

En Galicia, donde Alberto Núñez Feijóo también gobierna con mayoría absoluta, el PP obtiene 9 puntos por encima de la media nacional, pero aun así cae casi 15. Uno más que el PSOE. Lo curioso es que Podemos supera al BNG.

Y en el País Vasco el PNV continúa siendo la primera fuerza, pero Bildu obtiene un eurodiputado gracias a un cómodo 23,3% de los votos. El PSE pierde la mitad de sus apoyos respecto a las anteriores elecciones y el PP de Arantza Quiroga obtiene un porcentaje de voto de sólo el 10%.

 

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

TELEVISORES

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído