La sangría del paro andaluz

El desempleo juvenil se dispara en Andalucía pese a los sucesivos planes de la Junta socialista

Desde el año 2011 ha movilizado unos 4.000 millones para incentivar las contrataciones con resultados sumamente pobres

El desempleo juvenil se dispara en Andalucía pese a los sucesivos planes de la Junta socialista
Trabajo, empleo, paro, empresa y crisis. PD

Desde el año 2011 hasta el presente ejercicio la Junta de Andalucía ha dedicado más de 4.000 millones de euros a combatir el desempleo juvenil, con el impulso de medidas que contribuyan a la formación de los jóvenes con vistas a encontrar un puesto de trabajo, y con la promoción de actuaciones que permitan su emancipación, como es la concesión de ayudas para obtener una vivienda.

Pese a ese esfuerzo inversor, los resultados son pobres, y la situación actual incluso ha provocado la preocupación del Papa Francisco.

Como subraya José Cejudo en ‘ABC‘, la última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al primer trimestre del presente año, ofrece datos sumamente preocupantes.

El 62,6 por ciento de los jóvenes andaluces menores de 25 años carecen de empleo, una cifra que se eleva al 71,6 por ciento en el tramo de edad de entre 16 y 19 años. Resulta evidente que gran parte del dinero movilizado por la Administración andaluza en los sucesivos programas ha caído en saco roto.

  • Bono de Empleo Joven
  • Fue el pasado 13 de marzo cuando un consejero, el de Economía, José Sánchez Maldonado, utilizó por primera vez la palabra fracaso para valorar una iniciativa de la Junta. El Bono de Empleo Joven, dotado con 15 millones y ampliado posteriormente a 25, contemplaba ayudas de 400 euros mensuales a las empresas que contrataran a menores de 35 años. El problema es que de las 15.000 solicitudes de trabajo, sólo se firmaron 200 contratos.
  • Plan SOE
  • En el debate sobre el estado de la Comunidad de 2011 el entonces presidente de la Junta, José Antonio Griñán, anunció un nuevo programa que consistía en gratificar económicamente a los jóvenes que retomaran sus estudios, que abandonaron atraídos por el «boom» de la construcción. El Plan Segunda Oportunidad Educativa (SOE) otorgaba becas-salario de 400 euros al mes. De las 6.000 plazas reservadas conjuntamente en dos convocatorias, dotadas cada una de ellas con 12 millones d euros, solo se cubrieron el 5,6 por ciento.
  • Plan Motiva
  • El Plan Motiva, entró en vigor en mayo de 2011, tenía un presupuesto global de 1.405 millones de euros y contemplaba entre otras medidas otorgar becas de 400 euros como máximo para respaldar la asistencia a cursos para jóvenes con especiales dificultades de inserción. Teóricamente iba a beneficiar a 150.000 jóvenes andaluces entre 18 y 29 años.
  • Plan Gyga
  • También en 2011, concretamente en febrero, el Consejo de Gobierno aprobó el II Plan Integral de la Juventud, con un presupuesto de 2.598 millones hasta 2014. Incluía medidas para mejorar las posibilidades de formación y emancipación. En materia de empleo destacan las ayudas de hasta 11.000 euros para el inicio de proyectos de trabajo autónomo y de entre 3.000 y 4.750 euros a las empresas que contratan a jóvenes; los programas de prácticas laborales en centros de trabajo y empresas del entorno europeo, entre otras medidas. Según el balance que a medidos de 2013 hizo la entonces consejera de la Presidencia, Susana Díaz, hoy presidenta de la Junta, el Gyga había propiciado más de 95.000 participaciones de jóvenes en procesos de formación tanto ocupacional como continua, y se habían realizado cerca de 23,000 prácticas profesionales.
  • Creación de empresas
  • La Junta anunció en mayo de 2013 la puesta en marcha de una nueva línea de apoyo a la juventud para la creación de empresas. La medida contaba con un presupuesto de 1,7 millones de euros, y tenía el objetivo de generar un mínimo de 283 ayudas para otras tantas posibles empresas en la Comunidad autónoma.
  • Plan de Empleo Juvenil
  • A finales de abril del presente año Sánchez Maldonado, anunció la aprobación de un nuevo plan de empleo juvenil dotado con 200 millones de euros, destinado a combatir el paro entre los jóvenes andaluces de 18 a 29 años, que incluye entre otros puntos la «reformulación» del fracasado Bono de Empleo Joven. En relación con este plan, el secretario general de CC.OO. de Andalucía, Francisco Carbonero, manifestó que se trata de una «oportunidad perdida» y mostró su desacuerdo con el contenido.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído