INFORME DEL ÓRGANO DEPENDIENTE DE FOMENTO

La comisión de investigación culpa al maquinista del accidente de Angrois

Concluye que el accidente se debió a velocidad inadecuada y un despiste del conductor, aunque recomienda reforzar señalización y balizamiento

La comisión de investigación culpa al maquinista del accidente de Angrois
Imágenes del accidente

La comisión de investigación de accidentes ferroviarios (CIAF), dependiente del Ministerio de Fomento, ha concluido que las causas del accidente ocurrido en Angrois en julio de 2013 fueron «un exceso de velocidad del tren» y la «falta de atención» del maquinista al responder una llamada telefónica.

En un informe de 266 páginas publicado este jueves en su página web y que ha sido remitido ya al Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago, que investiga la causa, los miembros de la comisión eximen de responsabilidad a la operadora Renfe y al administrador de infraestructuras ferroviarias (Adif), de forma que la única responsabilidad recae, según sus conclusiones, sobre el «personal de conducción».

Pese a todo, el informe incluye recomendaciones para Adif, Renfe Operadora y la Dirección General de Ferrocarriles. En concreto, a Adif le propone normativizar «que todas las reducciones de velocidad a partir de un cierto rango estén señalizadas en la vía con señales fijas de limitación de velocidad» y gestionar la implantación «progresiva» de balizas.

A la Dirección General de Ferrocarriles, entre otras cuestiones, le plantea «incluir un análisis de riesgos específico» en el proceso de puesta en servicio de nuevas líneas ferroviaras y también implantar «las disposiciones necesarias para que las comunicaciones con el personal de conducción en cabina se realicen de forma segura, con el fin de evitar distracciones».

ADVERTENCIA DEL JEFE DE MAQUINISTAS

En el caso de Renfe, la CIAF pide «reforzar» los procedimientos para que las deficiencias relacionadas con la seguridad que se detecten en cualquier estamento «se reconduzcan hacia los canales funcionalmente establecidos para su análisis y consideración, asegurando así una eficaz gestión preventiva».

Este punto está en relación con el aviso de un jefe de maquinistas, que cuando se puso en servicio la línea Ourense-Santiago, como constata el propio documento de la comisión dependiente de Fomento, avisó de «una anomalía en la transición de ERTMS a Asfa» y sobre «la peligrosidad de la propia curva».

Este trabajador de Renfe comunicó su advertencia a su superior y «al menos nueve personas en Renfe Operadora podían ser conocedoras de la misma», tal y como reconoce la comisión de investigación de Fomento, que, no obstante, señala que la segunda observación –sobre peligrosidad de la curva– no fue tratada «ni en las reuniones sobre seguimiento de la explotación del material» ni en las comisiones de seguridad en la circulación de la zona, «habiendo asistido a las mismas». «Tampoco se ha podido constatar que fuera transmitida la advertencia a Adif», indica.

Este argumento es el mismo al planteado por la operadora en un informe requerido en su día por el juez que instruye la causa cuando este tuvo conocimiento de la advertencia, a través del abogado del maquinista. Esta argumentación es idéntica y también lo es otra que incluye la CIAF en su informe publicado este jueves sobre que «se da la circunstancia» de que el jefe de maquinistas y su superior «asisten a las reuniones» de la comisión territorial de seguridad en la circulación.

Así las cosas, la comisión concluye que la «apreciación sobre la peligrosidad de la curva de Angrois fue tratada exclusivamente en el ámbito formativo, no existiendo constancia de que fuera elevada a los foros establecidos para la gestión de la seguridad, aún siendo conocedores de la misma al menos nueve personas de la organización y participando dos de ellas en la comisión de seguridad territorial de León».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído