Un plan pactado en secreto con ERC

CiU maneja un calendario oculto para el camino de la secesión de Cataluña

Toda la aventura nacionalista, soberanista e independentista se concentra en puro interés electoral y guerra de poder

CiU maneja un calendario oculto para el camino de la secesión de Cataluña
Jordi Pujol, Artur Mas, Durán i Lleida y la bandera catalana. CIU

Y hay algo claro: el 9 de noviembre no se celebrará referéndum alguno

Llevamos mucho tiempo escuchando que el otoño será caliente en Cataluña. Que conforme se acerque la fecha de la supuesta consulta se agitará mucho más el espíritu nacionalista e independentista.

Que habrá, como dijo Artur Mas, un «conflicto civilizado». Es algo que descubriremos en poco tiempo, pero la realidad, al día de hoy, es bien diferente. Y quizá todo sea más «civilizado» que «conflicto».

La hoja de ruta que tienen en mente los propios dirigentes de CiU y que ya ha sido hablada con ERC contempla a corto plazo la no celebración de la consulta el día 9 por «imperativo legal» y la convocatoria de unas elecciones que desde CiU llaman plebiscitarias, pero que al fin y al cabo serán unas elecciones autonómicas para celebrar cuando más convenga a los intereses electorales de los convocantes.

En ese diseño de hoja de ruta están pensadas hasta las fechas. Días concretos con estrategia establecida:

  • -11 de septiembre de 2014: Celebración de la Diada de Cataluña. De nuevo veremos cómo los partidos soberano-independentistas exhibirán «músculo». Tratarán de escenificar una «cuenta atrás del derecho a decidir».
  • -18 de septiembre de 2014: Día de celebración del referéndum en Escocia. Es un día especial para los partidarios de la consulta y de la independencia.

Casi un referente que utilizarán no tanto por el resultado, sino por el «ejemplo» que pueda dar un Estado permitiendo decidir el futuro de un territorio. Pase lo que pase en Escocia, será utilizado por los partidarios del referéndum y la independencia en Cataluña.

  • -24 de septiembre de 2014: Esta fecha la tiene señalada desde hace tiempo Artur Mas en su calendario. Será el día en el que el Parlament apruebe la ley de consultas.

La autorregularación prefabricada por ellos mismos para dar cobertura legal a la consulta del 9 de noviembre. El mismo día de su aprobación o al día siguiente el Gobierno de la Generalitat aprobará el decreto de convocatoria del referédum para el día 9 de noviembre.

  • -Finales de septiembre 2014: Antes de que finalice el mes ya estará presentado en el Tribunal Constitucional el correspondiente recurso que admitido a trámite dejaría sin efecto tanto la ley de consultas como el decreto.
  • -Primera quincena de octubre de 2014: Conoceremos la decisión del Tribunal Constitucional que, según su propia doctrina y precedentes, anulará la ley catalana y el decreto de convocatoria de un referédum ilegal.
  • -Octubre de 2014: El mismo día que se conozca la decisión del Tribunal Constitucional Artur Mas convocará a todos las formaciones y asociaciones soberanistas e independentistas y les comunicará la imposibilidad legal obligada por el Estado español de celebrar un referéndum.

Esto servirá para escenificar el victimismo y anunciar la convocatoria de unas elecciones plebiscitarias.

Pero aquí es donde salen a relucir los cálculos electorales.

Esas elecciones que llamarán plebiscitarias pero que en realidad son un nuevo adelanto de autonómicas CiU no las quiere convocar pronto, porque sabe que su resultado electoral sería incluso peor que las anteriores y ERC pasaría a ser primera fuerza política en Cataluña.

Y a la formación independentista en el fondo tampoco le importa esperar porque sólo tienen la mirada puesta en los comicios municipales y autonómicos de mayo de 2015. A ERC le interesa sobre todo mantener el poder en los territorios y ayuntamientos.

Con todo, el presidente de la Generalitat anunciará la celebración de elecciones pero no pondrá fecha y se limitará a decir que serán a lo largo de 2015.

Es decir, que al día de hoy toda la aventura nacionalista, soberanista e independentista se concentra en puro interés electoral y guerra de poder. Algo que puede sorprender pero que no es nada novedoso. Eso sí, el referéndum no se celebrará el 9 de noviembre.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído