Diario de un NO nacionalista

Tremendismo victimista del independentismo catalán

Tremendismo victimista del independentismo catalán
Pilar Rahola en TV. PD

“… método “problema-reacción-solución”, esto es, los partidarios de la secesión crean una situación (problema) basado en falacias de todo tipo con el objetivo de esperar una reacción pública, reacción que debe desembocar en la sumisa aceptación por parte de la sociedad de una solución taumatúrgica al problema denominada independencia…”

Esto del “Proceso” independentista es una estafa, una estafa democrática e intelectual basada en unos cuantos principios de manipulación de masas junto a una inefable –y más que onerosa- maquinaria de ingeniería social cuyo objetivo es crear una “masa crítica” social suficiente para desencadenar un escenario de ruptura que desborde las normas y principios democráticos.

Entre esa intelectualidad y periodismo orgánico al servicio del nacionalismo independentista (¿acaso hay  de otro tipo?) se pueden encontrar las estrategias sobre las que se fundamenta el “éxito” y el crecimiento de los adeptos a la fe secesionista, en concreto, para este artículo, me referiré a Pilar Rahola, y a su última columna de opinión publicada este pasado domingo en La Vanguardia, verdadero compendio de prejuicios, victimismos y autocontradicciones performativas.

Bien es cierto que lo escrito por la Sra. Rahola es una anécdota (más) en el insalubre espacio mediático-político gestado desde las instituciones públicas catalanas, pero no es menos cierto que cumple con algunas de las estrategias de manipulación mediática referidas por Noam Chomsky y con algunos principios de la propaganda goebbelsianos.

“… ¿por qué de esta obsesión por recurrir a lo atávico-historicista? …porque cortocircuita cualquier análisis racional o situacional de la realidad…”

 Veamos, el esquema nacionalista responde al método “problema-reacción-solución”, esto es, los partidarios de la secesión crean una situación (problema) basado en falacias de todo tipo con el objetivo de esperar una reacción pública, reacción que debe desembocar en la sumisa aceptación por parte de la sociedad de una solución taumatúrgica al problema denominada independencia, no importa si partimos de premisas falsas, ni que ofrezcan pésimas soluciones a problemas inexistentes, lo verdaderamente fundamental es alcanzar el objetivo final.

Esta razón instrumental intenta persuadir desde la irracionalidad, desde lo emocional o sentimental la predisposición púbica hacia el secesionismo, pero ¿por qué de esta obsesión por recurrir a lo atávico-historicista?, pues la respuesta la volvemos a encontrar en Chomsky, porque cortocircuita cualquier análisis racional o situacional de la realidad, porque con ello se crea un “principio de delimitación” identitaria impulsada desde compulsiones y miedos, sobre todo hacia una alteridad llamada “España”…

Pero esta maquinaria de manipulación social y mediática -parece que en nuestra contemporaneidad la conjunción entre medios de comunicación “clásicos” y redes sociales dan un preocupante panorama de confusión entre los social y lo socialmente publicado o publicable- no solo se detiene en la deformación, también se atreve con la exageración y la desfiguración, en la inversión de la realidad, de los valores morales, cosa que nos recuerda al cuarto principio de la propaganda goebbelsiana.

“… ¿acaso los catalanes que hemos decidido vivir nuestra vida en castellano no tenemos el mismo derecho en hablar, aprender y expresarnos en una lengua tan propia de Cataluña (y de los catalanes) como es el catalán o el aranés?…”

Pues bien, volviendo al artículo de la hagiógrafa oficial de Artur Mas, se pregunta “¿Es normal que en pleno siglo XXI tengamos que volver a salir a la calle a manifestarnos por la escuela en catalán, como si estuviéramos en el franquismo?…”, aquí el esquema está claro, “…tengamos que volver a…” ¿a quién se refiere?, ¿a los 25.000 manifestantes que convocó Som Escola o acaso pretende que son toda Cataluña?,

Esta pregunta retórica lanzada por la Sra. Rahola está preñada de esa ideología historicista y peculiarmente circular que nos retrotrae a una especie de “eterno retorno” en la mitología independentista, como a una fusión entre pasado, presente y futuro, un esquema poliocular que reduce la razón a instrumento, convertir los hechos históricos en anacronismos ideologizados, de ahí la obsesión por el 1714, el franquismo (sí, otra vez el franquismo, ad nauseam…).

“… lo que en realidad exigían es el mantenimiento de la diglosia institucionalizada que arrincona al español en nuestras aulas como si de una lengua extranjera se tratase…”

Anacronismos, manipulación histórica y romanticismo trasnochado que también lo leemos en este párrafo: “…aquí estamos como si estuviéramos en los tiempos de siempre, con Felipe V, con Fernando VII, con Isabel II, con la dictadura de Primo de Rivera, con la de Franco, saliendo a la calle para defender algo tan sutil, bello, trascendental y profundo como es una manera de hablar y de expresarse…” ¿acaso los catalanes que hemos decidido vivir nuestra vida en castellano no tenemos el mismo derecho en hablar, aprender y expresarnos en una lengua tan propia de Cataluña (y de los catalanes) como es el catalán o el aranés?

 Pero la perversa utilización del lenguaje la encontramos en lo expresado y en lo que ocultan, como ¿por qué se suelen olvidar de lo que me gusta denominar el adjetivo implícito: “…por la escuela (solo) en catalán…”?, ¿acaso esta no es otra prueba de la inversión de la realidad practicada por el nacionalismo?, porque lo que combatían los manifestantes no es una falaz persecución del catalán, lo que en realidad exigían es el mantenimiento de la diglosia institucionalizada que arrincona al español en nuestras aulas como si de una lengua extranjera se tratase.

La periodista insiste en su planteamiento victimista y propiciatorio: “… ¿Es normal que un idioma fuerte como el castellano necesite destruir a uno mucho más frágil, para sentirse seguro?…”, más allá de retornar al esquema “problema-reacción-solución” que busca la solidaridad instintiva hacia lo supuestamente débil, lo que subyace es una mentalidad de suma cero, de una especie de indefectible agonística entre lenguas, un organicismo lingüístico que dota de vida a las lenguas pero que obvia los derechos de los hablantes, de ese relativismo lingüístico que dota de inconmensurabilidad los actos de habla y, “de paso”, gradúa el acceso a los derechos de los individuos.

“… por obsesión, persecución y destrucción se referirá a un sistema político y jurídico que ha permitido durante más de treinta años un injusto sistema de “inmersión lingüística” que pisotea los derechos de cientos de miles de familias…”

El paroxismo lo encontramos en otra de sus preguntas: “… ¿realmente es normal que un profesor de escuela tenga que estar 40 días en huelga de hambre, poniendo en grave peligro su vida, para intentar salvar un idioma que hace ochocientos años que hablan en sus islas?…”, lo cierto que cualquier ciudadano puede hacer el idiota (desde su sentido etimológico) de la manera que crea oportuna, o tener una necesidad antropológica por encontrar “causas justas”, puede poner en riesgo su vida aunque esté basado en una mentira, pero lo que en verdad se busca es mantener esa tensión narrativa de emergencia y de tremendismo.

Finalmente una respuesta a esta pregunta: “… ¿es normal que un Estado moderno fundamente su sentido y su esencia en la obsesión, persecución e intento sistemático de destrucción de un idioma milenario?…”, imagino que por obsesión, persecución y destrucción se referirá a un sistema político y jurídico (basado en cierto complejo político-identitario) que ha permitido durante más de treinta años un injusto sistema de “inmersión lingüística” que pisotea los derechos de cientos de miles de familias, o que toma como propias y defiende todas las lenguas de España, o que tolera que haya ayuntamientos e instituciones públicas catalanas que utilicen únicamente el catalán en la comunicación con la ciudadanía…

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído