El responsable de Empleo en la dirección del PSOE riojano, Vicente Urquía

Un alto cargo del PSOE de La Rioja fue dado de alta como conductor sin tener carné

La empresa dice que fue un error administrativo y que lo contrató como «ayudante de producción»

El responsable de Empleo en la dirección del PSOE riojano, Vicente Urquía, fue dado de alta en la Seguridad Social como conductor a sueldo de una empresa de Guadalajara, pese a que no posee carné de conducir y que se dedica a diario a su actividad como concejal en Logroño.

En su alta laboral del pasado 3 de febrero consta encuadrado en la categoría de «conductores asalariados de automóviles, taxis y furgonetas».

El contrato laboral de Urquía, como este 23de junio de 2014 desveló ABC, está siendo objeto de una investigación por parte de la Inspección de Trabajo, ante las sospechas de que pudiera tratarse de un contrato simulado.

Es decir, que Urquía no trabajara realmente y que hubiera conseguido ser dado de alta para garantizarse cotizaciones con las que garantizarse a futuro la jubilación o el desempleo.

La empresa que le tiene contratado, dedicada al montaje técnico de eventos y que presta servicios al PSOE, ha explicado que el hecho de que Urquía apareciera como conductor fue un error de la gestoría que tramitó el alta laboral.

Asegura que se lo ha hecho saber a la Inspección de Trabajo y ha facilitado el contrato firmado en su día con el dirigente socialista, en el que consta que se incorporaba a la plantilla como ayudante de producción.

Urquía también hizo pública ayer una nómina en la que aparece igualmente como ayudante de producción.

Sin embargo, queda por discernir cómo podía ejercer de forma efectiva las funciones de ayudante de producción sin tener carné de conducir -Urquía lo reconoció hace algún tiempo a través de la red social twitter-. Además de que la empresa tiene su sede en Cabanillas del Campo (Guadalajara), a 280 kilómetros de Logroño, un empleo como el de Urquía requiere viajar con frecuencia.

Resulta más que aconsejable hacer kilómetros para sacar clientes, e imprescindible para ir allí donde se va a hacer un evento y planificar el montaje técnico in situ.

Urquía siguió evitando ayer hacer declaraciones al respecto. Se limitó a emitir un comunicado. Sin embargo, quien le ha contratado, Manuel Fernández Tomás, no ha tenido reparo alguno en atender las llamadas de ABC.

«No tengo nada que ocultar. Por ingenuidad no le pregunté si tenía carné de conducir, lo di por hecho en alguien de su edad y con los años que lleva en política», explicó ayer el empresario.

«De lo que se trataba era de que se moviera, que sacara trabajo, di por hecho que disponía de carné de conducir y él no me dijo lo contrario».

«En ningún momento he pretendido cometer ilegalidad alguna. Le contraté porque pensé realmente que me podía abrir mercado para la empresa», aunque reconoce que el rendimiento ha sido mínimo.

Asegura que en sus «más de 30 años en este negocio, montando técnicamente mítines para diversos partidos, jamás he tenido un problema» ni con Hacienda ni con la Seguridad Social.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído