Desde la última fase de la operación policial contra el fraude en los cursos de formación

Las tropelías de UGT abren la vía para empurar al marido de Susana

José María Moriche está aún más en el punto de mira

Las tropelías de UGT abren la vía para empurar al marido de Susana
Susana Díaz. EP

Su nombre, José María Moriche, apareció ya en la primera fase de la operación «Cirene», la que investiga el fraude masivo de los cursos de formación subvencionados por la Junta de Andalucía. Ahora, aunque las detenciones y los registros se han centrado en la supuesta actividad fraudulenta de UGT en Andalucía, el papel del marido de la presidenta de la Junta de Andalucía «sigue siendo determinante», según apuntaban fuentes de la investigación.

De hecho, Moriche no sólo trabajó durante dos años para el Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES, dependiente de la UGT), que gestionaba los cursos de formación, sino que su «actividad e influencia», señalaban las mismas fuentes, fueron «más allá» que la de ser tutor o profesor de algunos de los cursos.

La Fiscalía Superior y la Cámara de Cuentas ya alertaron de que la Junta podría estar dejando prescribir un expediente de reintegro por un importe de casi 250.000 euros iniciado administrativamente en mayo de 2012. Se corresponde con el dinero abonado por UGT a la auditora Gabinete Interaudit SL, la que avaló todos los gastos endosados por el sindicato al expediente 98/2009/J/217, incluidas las nóminas del marido de Díaz. Una labor por la que cobró 240.654,59 euros cuando por revisiones de expedientes similares UGT había desembolsado una quinta parte: 50.000 euros.

Ese mismo expediente está minado de más irregularidades sobre las que no alertaron ni Interaudit ni la Cámara de Cuentas, entre otras cosas porque no saltan a simple vista en la mera revisión administrativa de las ayudas. Son las famosas facturas falsas de UGT, cuya segunda fase concluyó esta semana y que «nos puede deparar alguna sorpresa relevante».

Una productora de TV, una ortopedia y una cadena de librerías

Además de su cometido en la fundación de UGT encargada de los cursos de formación, el marido de Susana Díaz ha desempeñado varias funciones en diferentes puestos, donde su influencia sin duda ha sido decisiva. José María Moriche que se presentaba en Twitter como «Trianero, Bético y de Izquierdas», fue contratado por la productora de Canal Sur TV, ZZJ, vinculada a personas próximas al PSOE andaluz. En concreto su trabajo estaba centrado en la cadena de librerías «Beta» que es propiedad al cien por cien de la productora de televisión.

Lo decisivo de su contratación por esta productora de notables fue, al parecer, su experiencia en el sector ortopédico. Moriche acumulaba experiencia en una red de ortopedias sevillanas que, según manifestó la productora ZZJ en su momento, fue fundamental para su contratación. Nada tuvo que ver que fuera el marido de quien es.

En la ortopedia, el marido de Susana Díaz se encargaba del control de existencias y su reposición en todas las tiendas. En librerías Beta, dijo su nueva empresa, su misión sería parecida a la un «controller» y su trabajo consistiría en analizar los datos del sistema informático sobre cuáles son los libros más vendidos, en qué tiendas y en qué horarios, para distribuir las existencias.

O sea que su experiencia en la ortopedia, fue fundamental para adentrase en el mundo editorial, que al mismo tiempo participa en la productora de TV más influyente y con mayor ascendencia en la cúpula del PSOE de Andalucía.

Pero todo esto puede formar parte de su pasado. Ahora, y sobre todo desde la última fase de la operación policial contra el fraude en los cursos de formación, el marido de Susana Díaz está aún más en el punto de mira de un escándalo que, según adelantan los investigadores, puede superar con creces al fraude masivo de los ERE.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído